MARÍA ES MI MADRE Cuando, tocado por la gracia, resolví definitivamente dejar el mundo y consagrarme a Dios en el sacerdocio o en el claustro, tomé también la resolución de dedicar­me por completo al amor y servicio de la Santísima Vir­gen, eligiéndola por mi única y verdadera Madre, en tiem­po y eternidad.
">
Misioneros Oblatos o.cc.ss
domingo, agosto 18, 2019

MEMORIAS INTIMAS II

Buscar:
Mostrar