Misioneros Oblatos o.cc.ss
martes, septiembre 18, 2018

BUSCANDO AL HIJO

BUSCANDO AL HIJO

CORO

Buscando al hijo con ansiedad
María vuelve a Jerusalén.

Jesús es niño ¿Dónde estará?
/Él es mi vida, Él es mi bien/.

José y María quieren encontrar
al hijo amado que se les perdió.
Si yo buscara con el mismo afán,
/si alguna vez me pierdo yo de Dios/

CORO

Buscando al hijo con ansiedad
María vuelve a Jerusalén.
Jesús es niño ¿Dónde estará?
/Él es mi vida, Él es mi bien/.

Si yo me olvido de quien eres Tu,
jamás te olvides Madre tu de mí
y búscame lo mismo que a Jesús,
/si en mi camino me alejo de tí/

CORO

Buscando a tientas triste el mundo va
y es que no sabe qué es lo que perdió.
Tal vez un día quiera recordar
/que poco a poco se alejó de Dios/,
CORO

BUSCANDO AL HIJO

Santa Sede

MÁS MÚSICA RELIGIOSA MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN INGLÉS MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN FRANCÉS MÁS VILLANCICOS

SALMO 92

SALMO 92, 1-3

Bueno es dar gracias a Yahveh, y salmodiar a tu nombre, Altísimo,
Publicar tu amor por la mañana, y tu lealtad por las noches,
Al son del arpa de diez cuerdas y la lira, con un susurro de cítara.

SALMO 92, 4-6

Pues con tus hechos, Yahveh, me regocijas, ante las obras de tus manos grito:
«¡Qué grandes son tus obras, Yahveh, qué hondos tus pensamientos!»
El hombre estúpido no entiende, el insensato no comprende estas cosas.

SALMO 92, 7-9

Si brotan como hierba los impíos, si florecen todos los agentes de mal, es para ser destruidos por siempre;
Más tú, Yahveh, eres excelso por los siglos.
Mira cómo tus enemigos perecen, se dispersan todos los agentes de mal.

SALMO 92, 10-12

Pero tú alzas mi frente como la del búfalo, derramas sobre mí aceite nuevo;
Mi ojo desafía a los que me acechaban, mi oído escucha a los malvados.
Florece el justo como la palmera, crece como un cedro del Líbano.

SALMO 92, 13-15

Plantados en la Casa de Yahveh, dan flores en los atrios del Dios nuestro.
Todavía en la vejez producen fruto, se mantienen frescos y lozanos,
Para anunciar lo recto que es Yahveh: mi Roca, no hay falsedad en él.

SALMO 95

SALMO 95, 1-3

Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de nuestra salvación;
con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con salmos.
Porque es Yahveh un Dios grande, Rey grande sobre todos los dioses;

SALMO 95, 4-7

En sus manos están las honduras de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes;
suyo el mar, pues él mismo lo hizo, y la tierra firme que sus manos formaron.
Entrad, adoremos, prosternémonos, ¡de rodillas ante Yahveh que nos ha hecho!
Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.

SALMO 150

SALMO 150, 1-3

Alabad a Dios en su santuario, alabadle en el firmamento de su fuerza,
Alabadle por sus grandes hazañas, alabadle por su inmensa grandeza.
Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y con cítara,

SALMO 150, 4-6

Alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta,
Alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de aclamación.
¡Todo cuanto respira alabe a Yahveh! ¡Aleluya!.

BUSCANDO AL HIJO