sábado, diciembre 16, 2017

AHÍ TIENES A TU MADRE Juan 19, 26-27

AHÍ TIENES A TU MADRE  Juan 19, 26-27


(Juan 19, 26-27)
Si se acaba el vino en tu vida hoy.

Ahí tienes a tu madre,
Si sólo hay tinajas pero no hay amor.
Ahí tienes a tu madre,
si estás buscando acercarte a Dios

Ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre.

Si no sabes como hacer una oración,
ahí tienes a tu madre.
Si la cruz te pesa para caminar,
ahí tienes a tu madre.
Si no hay pentecostés en tu corazón,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre.

Si estás viviendo fuerte la hora del dolor,
ahí tienes a tu madre.
Si estás padeciendo una enfermedad,
ahí tienes a tu madre.
Si te encuentras sumido en desesperación,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre,
ahí tienes a tu madre.

AHÍ TIENES A TU MADRE Juan 19, 26-27

Santa Sede

MÁS MÚSICA RELIGIOSA MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN INGLÉS MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN FRANCÉS MÁS VILLANCICOS

SALMO 92

SALMO 92, 1-3

Bueno es dar gracias a Yahveh, y salmodiar a tu nombre, Altísimo,
Publicar tu amor por la mañana, y tu lealtad por las noches,
Al son del arpa de diez cuerdas y la lira, con un susurro de cítara.

SALMO 92, 4-6

Pues con tus hechos, Yahveh, me regocijas, ante las obras de tus manos grito:
«¡Qué grandes son tus obras, Yahveh, qué hondos tus pensamientos!»
El hombre estúpido no entiende, el insensato no comprende estas cosas.

SALMO 92, 7-9

Si brotan como hierba los impíos, si florecen todos los agentes de mal, es para ser destruidos por siempre;
Más tú, Yahveh, eres excelso por los siglos.
Mira cómo tus enemigos perecen, se dispersan todos los agentes de mal.

SALMO 92, 10-12

Pero tú alzas mi frente como la del búfalo, derramas sobre mí aceite nuevo;
Mi ojo desafía a los que me acechaban, mi oído escucha a los malvados.
Florece el justo como la palmera, crece como un cedro del Líbano.

SALMO 92, 13-15

Plantados en la Casa de Yahveh, dan flores en los atrios del Dios nuestro.
Todavía en la vejez producen fruto, se mantienen frescos y lozanos,
Para anunciar lo recto que es Yahveh: mi Roca, no hay falsedad en él.

SALMO 95

SALMO 95, 1-3

Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de nuestra salvación;
con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con salmos.
Porque es Yahveh un Dios grande, Rey grande sobre todos los dioses;

SALMO 95, 4-7

En sus manos están las honduras de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes;
suyo el mar, pues él mismo lo hizo, y la tierra firme que sus manos formaron.
Entrad, adoremos, prosternémonos, ¡de rodillas ante Yahveh que nos ha hecho!
Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.

SALMO 150

SALMO 150, 1-3

Alabad a Dios en su santuario, alabadle en el firmamento de su fuerza,
Alabadle por sus grandes hazañas, alabadle por su inmensa grandeza.
Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y con cítara,

SALMO 150, 4-6

Alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta,
Alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de aclamación.
¡Todo cuanto respira alabe a Yahveh! ¡Aleluya!.