Miércoles, diciembre 07, 2016

SEÑOR, NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA

Señor, no soy digno

de que entres en mi casa,
pero una palabra tuya
bastará para sanarme.

Eres el pan de vida;
a todos das la paz,
quien come de tu carne,
por siempre vivirá.

Señor, no soy digno
de que entres en mi casa,
pero una palabra tuya
bastará para sanarme.

Somos el nuevo pueblo
que Cristo congregó,
vivamos siempre unidos,
testigos del amor.

Señor, no soy digno
de que entres en mi casa,
pero una palabra tuya
bastará para sanarme.

Vamos por esta vida,
buscando la verdad,
la paz y la justicia,
un mundo que vendrá.

Señor, no soy digno
de que entres en mi casa,
pero una palabra tuya
bastará para sanarme.

Más música religiosa

Más música religiosa en inglés

Más villancicos.