Viernes, diciembre 09, 2016

POR LOS CAMINOS SEDIENTOS DE LUZ


 
Por los caminos sedientos de luz,
levantándose antes que el sol,
hacia los campos que lejos están,
muy temprano se va el viñador.
 
No se detiene en su caminar,
no le asusta la sed ni el calor;
hay una viña que quiere cuidar,
una viña que es todo su amor.
 
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te cuida de sol a sol.
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te pide frutos de amor.
 
El te protege con su valladar,
levantado en tu derredor,
quita del alma las piedras y el mal
y ha elegido la cepa mejor.
 
Limpia los surcos con todo su afán
y los riega con sangre y sudor.
Dime si puede hacer algo más
por su viña, el viñador.
 
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te cuida de sol a sol.
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te pide frutos de amor.
 
Por los caminos sedientos de luz,
levantándose antes que el sol,
hacia los campos que lejos están,
muy temprano se va el viñador.
 
Sólo racimos de amargo sabor
ha encontrado en tu corazón.
Dime si puede esperar algo más
de su viña, el viñador.
 
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te cuida de sol a sol.
Dios es tu amigo, el viñador,
el que te pide frutos de amor.
 
Más música religiosa

Más música religiosa en inglés

Más villancicos.