Sábado, diciembre 10, 2016

JESÚS AMIGO

JESÚS AMIGO


Hoy te quiero contar Jesús Amigo, que contigo estoy feliz
Si tengo tu amistad lo tengo todo, pues estás dentro de mí
Después de comulgar me haces como Tú, me llenas con tu paz.
En cada pedacito de este Pan, completo estás y así te das.
Estas ahí por mí, porque conoces, que sin ti pequeño soy;
De ahora en adelante, nada nos separará, ya lo veras.
CORO
Te escondes en el pan, y aunque no te puedo ver,
Te puedo acompañar, es mi lugar, preferido.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón
Así de par en par, eres mi mejor amigo.

Dos mil años atrás a tus amigos invitaste a cenar,
Y ahí les prometiste que con ellos, por siempre vas a estar.
Y ahora cada vez que el Sacerdote eleva el Pan en el Altar,
Me pongo de rodillas porque sé que en esa Hostia Tú estas.
CORO
Te escondes en el pan, y aunque no te puedo ver,
Te puedo acompañar, es mi lugar, preferido.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón
Así de par en par, eres mi mejor amigo.

Me vuelves a salvar
Como lo hiciste en la cruz
En cada misa
Tu repites tu sacrificio
Hoy quiero comulgar
Abrirte mi corazón
Así de par en par
Eres mi mejor amigo Jesús.

Más música religiosa

Más música religiosa en inglés

Más villancicos

Más música religiosa en francés

Salmo 92

1 Bueno es dar gracias a Yahveh, y salmodiar a tu nombre, Altísimo,
2 publicar tu amor por la mañana, y tu lealtad por las noches,
3 Al son del arpa de diez cuerdas y la lira, con un susurro de cítara.
4 Pues con tus hechos, Yahveh, me regocijas, ante las obras de tus manos grito:
5 «¡Qué grandes son tus obras, Yahveh, qué hondos tus pensamientos!»
6 El hombre estúpido no entiende, el insensato no comprende estas cosas.
7 Si brotan como hierba los impíos, si florecen todos los agentes de mal, es para ser destruidos por siempre;
8 Más tú, Yahveh, eres excelso por los siglos.
9 Mira cómo tus enemigos perecen, se dispersan todos los agentes de mal.
10 Pero tú alzas mi frente como la del búfalo, derramas sobre mí aceite nuevo;
11 Mi ojo desafía a los que me acechaban, mi oído escucha a los malvados.
12 Florece el justo como la palmera, crece como un cedro del Líbano.
13 Plantados en la Casa de Yahveh, dan flores en los atrios del Dios nuestro.
14 Todavía en la vejez producen fruto, se mantienen frescos y lozanos,
15 Para anunciar lo recto que es Yahveh: mi Roca, no hay falsedad en él.

Salmo 95

1 Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de nuestra salvación;
2 con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con salmos.
3 Porque es Yahveh un Dios grande, Rey grande sobre todos los dioses;
4 en sus manos están las honduras de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes;
5 suyo el mar, pues él mismo lo hizo, y la tierra firme que sus manos formaron.
6 Entrad, adoremos, prosternémonos, ¡de rodillas ante Yahveh que nos ha hecho!
7 Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.

Salmo 150

1 Alabad a Dios en su santuario, alabadle en el firmamento de su fuerza,
2 Alabadle por sus grandes hazañas, alabadle por su inmensa grandeza.
3 Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y con cítara,
4 alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta,
5 Alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de aclamación.
6 ¡Todo cuanto respira alabe a Yahveh! ¡Aleluya!.

Jesús Amigo

Santa Sede