Miércoles, diciembre 07, 2016

EN EL TRABAJO DE CADA DÍA


 
En el trabajo de cada día,

como vivías y amabas Tú,
queremos, Madre, servir amando,
viviendo siempre junto a Jesús.
 
Queremos, Madre,
servir amando,
viviendo siempre
junto a Jesús.
 
En el silencio de aquella aldea,
la casa humilde de Nazaret,
se va empapando de tu ternura,
de tu trabajo, de amor y fe.
 
En el trabajo de cada día,
como vivías y amabas Tú,
queremos, Madre, servir amando,
viviendo siempre junto a Jesús.
 
Queremos, Madre,
servir amando,
viviendo siempre
junto a Jesús.
 
Tú te afanabas como mi madre
en mil trabajos que da tu hogar,
Mujer humilde de hermosas manos
encallecidas de trabajar.
 
En el trabajo de cada día,
como vivías y amabas Tú,
queremos, Madre, servir amando,
viviendo siempre junto a Jesús.
 
Queremos, Madre,
servir amando,
viviendo siempre
junto a Jesús.
 
Dios quiso honrarte como a ninguna,
con mil encantos enriquecer;
te hizo humilde, de gracia llena,
trabajadora te quiso hacer.
 
En el trabajo de cada día,
como vivías y amabas Tú,
queremos, Madre, servir amando,
viviendo siempre junto a Jesús.
 
Queremos, Madre,
servir amando,
viviendo siempre
junto a Jesús.
 
Más música religiosa
Más música religiosa en inglés

Más villancicos.