Domingo, diciembre 04, 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 2 DE DICIEMBRE DE 2012

LECTIO DIVINA
Domingo 2 de Diciembre de 2012
Domingo 1º de Adviento Ciclo C

TEXTO BÍBLICO: Lucas 21, 25-36

El regreso del Hijo del hombre
25 »Pasarán cosas extrañas en el sol, la luna y las estrellas. En todos los países, la gente estará confundida y asustada por el terrible ruido de las olas del mar. 26 La gente vivirá en tal terror que se desmayará al pensar en el fin del mundo. ¡Todas las potencias del cielo serán derribadas!1 27 Esas cosas serán una señal de que estoy por volver al mundo. Porque entonces me verán a mí, el Hijo del hombre, venir en las nubes con mucho poder y gloria. 28 Cuando suceda todo eso, estén atentos, porque Dios los salvará pronto.

La lección de la higuera
29 Jesús también les puso este ejemplo: «Aprendan la enseñanza que les da la higuera, o cualquier otro árbol.
30 Cuando a un árbol le salen hojas nuevas, ustedes saben que ya se acerca el verano. 31 Del mismo modo, cuando vean que sucede todo lo que yo les he dicho, sepan que el reino de Dios pronto comenzará. 32 Les aseguro que todo esto sucederá antes de que mueran algunos de los que ahora están vivos. 33 El cielo y la tierra dejarán de existir, pero mis palabras permanecerán para siempre.

Jesús advierte a sus discípulos
34 »¡Tengan cuidado! No pasen el tiempo pensando en banquetes y borracheras, ni en las muchas cosas que esta vida les ofrece. Porque el fin del mundo podría sorprenderlos en cualquier momento, 35 y ustedes serán como un animal que, de pronto, se ve atrapado en una trampa. 36 Por eso, estén siempre alerta. Oren en todo momento, para que puedan escapar de todas las cosas terribles que van a suceder. Así podrán estar conmigo, el Hijo del hombre.»

TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL
1 - LECTURA

¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura

Queridos Hermanos:
Este domingo comenzamos un nuevo tiempo litúrgico. Pasamos del Ciclo B, en el que tuvimos como eje al Evangelio de Marcos, al Ciclo C en el que tendremos como centro el Evangelio de Lucas. Por eso, el relato evangélico que hoy se nos presenta está tomado del Discurso sobre el fin de los tiempos del Evangelio de San Lucas (capítulo 21). Aquí se presentan en forma de síntesis las enseñanzas de Jesús con respecto al fin de los tiempos cuando el Reino de Dios alcance su plenitud. El tono del relato es claramente apocalíptico y las imágenes invitan a una actitud de responsabilidad con las decisiones de la propia vida.
Es claro, seguro y de fe que el Hijo del Hombre va a venir al final de los tiempos con toda su Gloria para realizar el Juicio Final. Pero con respecto al Día y a la hora de dicho acontecimiento nadie lo sabe, solo Dios. Por lo tanto no es el momento para especular y calcular con respecto al “cuándo” sino que es el tiempo propicio para reflexionar en el “cómo” me preparo para el encuentro con el Señor.

Las características del relato son muy similares a las que compartimos hace dos semanas, el domingo 15 de noviembre, en el 33º Domingo durante el año, donde compartíamos el texto paralelo al de hoy en la versión de Marcos (13,24-32). En líneas generales lo que allí se planteaba nos sirve también para hoy. Por lo tanto es útil que volvamos a releer aquellas pistas que se nos brindaban… Pero el texto de Lucas, no pone en esta parte, ninguna reflexión en torno a que nadie sabe ni el día ni la hora en que va a venir el Hijo del Hombre como lo hacía Marcos (versículo 32). Lucas agrega algunos elementos más que están presentes fundamentalmente al final del relato, en los versículos 34 al 36. El Señor reflexiona directamente con respecto a la actitud que se ha de tener al estar esperando su venida. Y el cuestionamiento viene con respecto al uso del tiempo. Los que se quedan pensando en “banquetes” y “borracheras” pueden quedar atrapados como una animal en una trampa. Por eso hay que estar siempre alertas y orando
sin cesar para poder estar con Jesús el Hijo del Hombre.

Preguntas para la lectura
· ¿Cuál es el clima dominante: alabanza, tristeza, alegría, aflicción…?
· ¿Qué tipos de signos o señales se describen?
· ¿Qué le pasará al sol, a la luna y a las estrellas?
· ¿Qué le pasará a la gente en todos los países?
· ¿Qué significan estos fenómenos?
· ¿Qué pasará con las potencias del Cielo?
· ¿A quién se verá? ¿En qué forma se lo verá?
· ¿Qué significa el “Hijo del Hombre”?
· ¿Cuándo suceda todo esto que estará cerca de nosotros?
· ¿Qué ejemplo pone Jesús luego y para qué lo presenta así?
· ¿Qué le pasa a la higuera cuando se acerca el verano?
· ¿Cómo se tiene que aplicar lo de la higuera a la vida de los discípulos del Señor?
· ¿Cuándo todo desaparezca al final de los tiempos que permanecerá para siempre?
· ¿Por qué hay que tener cuidado?
· ¿Qué les pasa a los que pierden el tiempo pensando en “banquetes y borracheras”?
· ¿Qué actitudes nos recomienda el Señor para no quedar atrapados como un animal en una trampa?

2 - MEDITACIÓN
¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación
NOTA: Se repiten algunas preguntas que ya utilizamos el 15 de noviembre (33º Domingo durante el año, Mc 13,34-32).
· ¿Cuáles serían los “cataclismos” de mi vida hoy?
· ¿Cuál es el “sufrimiento” que tendrá que pasar?
· ¿En qué situaciones experimento de manera particular que el sol se pone oscuro, que la luna deja de brillar y que las estrellas se caen del Cielo?
· ¿Cómo me impacta la aparición gloriosa y solemne de Jesús el Hijo del Hombre?
· ¿Se podría decir que estoy preparado para recibirlo?
· ¿Soy capaz de aprender la lección de la higuera?
· ¿Aprendo a leer los signos que Dios pone en mi vida?
· ¿Qué signos, qué señales hoy Dios está poniendo al alcance de mi mano para que descubra y siga su santa voluntad?
· ¿Aprendo a mirar, aprendo a seguir…?
· ¿Quiero cambiar, quiero crecer…?
· ¿Qué significa para mí hoy que su Palabra permanezca para siempre?
· Como lectionauta: ¿dejo que su Palabra firme y estable sea la raíz de mi vida espiritual?
· ¿Qué lugar tiene la Lectio Divina en mi vida para que pueda decir gozosamente que su Palabra realmente permanece para siempre?
· ¿En qué cosas utilizo “mi tiempo”?
· ¿En qué cosas estoy pensando constantemente?
· ¿Cuáles podrían ser hoy “los banquetes y borracheras” que me estén desconcentrando del camino de la salvación?
· ¿Estoy “alerta” en mi vida espiritual?
· ¿Oro en todo momento; oro sin cesar; soy fiel al tiempo de oración para seguir firme en el camino del Señor?
· ¿Deseo realmente estar con Jesús el Hijo del Hombre?
3 - ORACIÓN
¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
Para el momento de oración proponemos un canto popular. Si no se conoce la melodía vale la pena igualmente leerlo como poesía. Realmente nos pone en “tensión” del Adviento esto de pedir que “venga su reino”:

ARRIBA LOS CORAZONES
1- ¡Arriba los corazones,
cerca está la salvación!
El tiempo ya ha madurado
es la hora del Señor.
Hoy el mundo te reclama:
¡Ven, Señor Jesús!
¡Que venga tu Reino,
tu Reino de amor!
2- Sin Tí los hombres perecen
por el hambre y la opresión,
sin Ti los pueblos se hunden
en la guerra y la ambición.
Hoy los pueblos te reclaman:
¡Ven, Señor Jesús!
3- Tu eres nuestra esperanza,
eres Vida y Verdad,
libertador de los pobres,
mensajero de la paz.
Hoy los hombres te reclaman:
¡Ven, Señor Jesús!
4- ¡Tu Reino ya está muy cerca,
con nosotros Dios está;
que broten pronto sus frutos
de justicia y libertad.
Hoy la Iglesia te reclama:

4 - CONTEMPLACIÓN
¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje? Para interiorizar esta Palabra nos podemos concentran en el final del relato y gustar esto de “estar alertas” y de “orar en todo momento”… Con los ojos cerrados, en un lugar tranquilo (iglesia, templo, campo…), pensar con serenidad…

Señor Jesús:
· En medio de las tentaciones “quiero estar alerta y orar en todo momento”…
· Cuando pierdo la esperanza “quiero estar alerta y orar en todo momento”…
· Cuando me asalta el temor “quiero estar alerta y orar en todo momento”…
· Cuando…
· En medio…

5 - ACCIÓN
¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?
Propuesta personal
· Proponerse de manera particular momentos de oración para responder a esto que la Palabra hoy nos dice: “oren en todo momento”. ¿Cómo puedo “optimizar” mi oración en este tiempo de Adviento?

Propuesta comunitaria
· Intentar organizar una reunión con tu grupo de jóvenes para dialogar sobre “el uso” del tiempo que hacen los jóvenes de tu ambiente… ¿Qué priorizan, qué les ocupa y pre-ocupa más…? ¿Qué revela esto? ¿Está Dios presente en ese “tiempo” o no?

¿Qué se puede hacer para “mejorar” la situación y estar cada vez más cerca de lo que la Palabra de Dios nos presenta hoy?

LECTIO DIVINA PARA EL 2 DE DICIEMBRE DE 2012

Santa Sede