Misioneros Oblatos o.cc.ss
jueves, octubre 22, 2020

PARA ESTA SEMANA SEPTIEMBRE 23 DE 2018

PARA ESTA SEMANA SEPTIEMBRE 23 DE 2018

El proyecto del Reino necesita de hombres humildes, pequeños, sencillos.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo que lleva los mejores deseos de paz y bien en el Señor que nos invita a perseverar con fidelidad en el camino de la fe y a que no nos reservemos nada de lo bueno que tenemos para con los demás.

Jesús les habla con sinceridad a los discípulos, no quiere que se hagan falsas expectativas con respecto al futuro social o económico

Ya les había dicho que el camino que lleva al Reino es de cruz, de renuncia, de sencillez y mucha humildad; ellos mismos han sido testigos de las persecuciones que le hacen a Jesús, de las veces que lo han querido matar, de los desprecios con los que es tratado; son testigos de las trampas que con frecuencia le tienden sus enemigos para tener luego de qué acusarlo y juzgarlo.

Los discípulos deberían tener claro, como lo tiene Jesús, que el camino es complicado, que los enemigos son muchos y que lo más seguro que tienen es la muerte en manos de aquellos que tanto daño quieren hacerle. Jesús es claro, va por el camino del amor, de la renuncia y está dispuesto a llegar hasta la cruz, de “amarnos hasta el extremo”.

En el pensamiento, en las palabras, en los gestos, Jesús percibe que los discípulos, aunque están cerca, están lejos, muy lejos del proyecto del Reino; lejos de la experiencia del Evangelio, de lo que Él les ha enseñado.

Por eso, en la intimidad de los amigos, sentado, como quien enseña Jesús vuelve a explicar: la grandeza del ser humano está en Dios, en su ser semejanza, en la dignidad con la que fuimos creados y amados y no en el ocupar el primer puesto. La humildad y el servicio son características fundamentales de un discípulo del Señor.

Aprender a esperar, saber depender; reconocer que somos por otros, ser atrevidos e ingenuos; ser niños, ser como los niños, es el propósito que día a día estamos llamados a hacernos. En los pequeños y frágiles está Dios, en el acoger al que puede perderse y en el amar a quien en nada nos puede corresponder, está también Jesús. Acoger a Jesús es acoger a los indefensos, a los pobres, a los que no cuentan y que solo tienen a Dios para que les ayude y bendiga; acoger a Jesús es acoger al Padre que se hace en su Hijo uno de nosotros para salvar desde cada uno a los demás.

Importante para los que seguimos a Jesús

Para los que en el Bautismo fuimos hechos discípulos del maestro, que no perdamos el horizonte, que nunca dejemos de caminar hacia el cielo, que no abandonemos la misión, el proyecto del Reino; que nunca olvidemos que lo más importante es existir en Dios, hacer las cosas desde Dios y disfrutar del ser hijos amados del Padre: ese es nuestro premio, nuestro primer puesto; ahí radica nuestra grandeza y dignidad, en el amor que Dios nos tiene.

Que no se nos olvide abajarnos para que los demás sean grandes; ser los últimos para que los últimos sean primeros y amar hasta la cruz para que nuestro amor se quede con nada por entregar.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA SEPTIEMBRE 23 DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/Dmfc30moWIT

PARA ESTA SEMANA SEPTIEMBRE 23 DE 2018