Misioneros Oblatos o.cc.ss
jueves, octubre 22, 2020

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 3 DE 2019

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 3 DE 2019

Zaqueo, el buscador que es encontrado por el Señor.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Una feliz semana para todos; Dios los colme de bendiciones y regale a cada uno las fuerzas para la conversión y para hacer el bien que estamos llamados a hacer.

Lc. 19, 1-10 nos habla de Zaqueo, un publicano que seguramente tenía muchas cosas, pero aun y con todo le faltaba “estatura” para ver a Jesús. Zaqueo era rico, pero no le había dado sentido a su riqueza. A Zaqueo le faltaba Jesús. Y un día llegó el Señor a Jericó y con él la plenitud de la vida para un hombre que no era del todo feliz, que sabía el daño que había hecho a los demás, sobre todo a los más pobres y que necesitaba de la presencia y cercanía de Jesús para cambiar de vida. Y Zaqueo no lo duda, le abre las puertas de su casa, lo hace sentar a su mesa y comparte con el Señor la alegría de poder soñar con una nueva forma de vivir y de comportarse con los demás.

Zaqueo hace todo lo que está de su parte para ver a Jesús, pero resulta que el que él quería ver lo vio, el que él quería mirar lo miró. El Señor nos busca, nos espera, nos mira. Jesús conoce a Zaqueo, lo llama por su nombre, sabe de su condición pecadora. Zaqueo quiere cambiar, baja pronto del árbol, el encuentro con Jesús lo llena de alegría.

Jesús pasa y va llevando la paz al corazón, da fuerzas para cambiar, para compartir y para volver a pensar en los más pobres y necesitados. Zaqueo quiere ver y tomó la iniciativa, seguramente al buscar a Jesús quería ser perdonado y el mismo Jesús lleva a plenitud el deseo de Zaqueo.

Y en Jesús Zaqueo encuentra el perdón, la conversión. Jesús le lleva la salvación a su casa. El encuentro con Jesús hace de Zaqueo un hombre generoso, capaz de compartir y de remediar el mal que pudo haber hecho. Ahora Zaqueo es un hombre nuevo, encontrado por Jesús que vino a rescatarlo. Ahora Zaqueo da sentido a su riqueza e inicia de nuevo un año de bendiciones.

Tengamos el deseo de encontrar al Señor, aprendamos a no poner límites a nuestra búsqueda; el Señor se deja encontrar, está dispuesto a llenar nuestra vida de alegría y de plenitud. El Señor quiere ser nuestra grandeza y nuestra riqueza; Él es la mayor seguridad en la vida y nos da fuerza inclusive para dejarlo todo por Él. Que si le abrimos la puerta al Señor sea para tomarnos muy en serio el proyecto de Dios, la vivencia de la conversión y vivir en plenitud cada día.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 3 DE 2019

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/JAOO50wUNIz

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 3 DE 2019