Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, mayo 10, 2021

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 1 DE 2020

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 1 DE 2020

Todos los santos.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de la Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo especial en este primer día de la semana y del mes. Pido al Señor que en su gran bondad nos permita cada día vivir con sencillez y alegría el mensaje del Evangelio. Que nos haga santos por la acción de su Espíritu Santo y que la santidad sea el reflejo de su presencia en nosotros.

Hoy celebramos la fiesta de todos los santos, de nosotros y de los que ya están en el Padre.

De los que quedamos en la tierra y estamos llamados a una misión y los que están en el cielo y son nuestros compañeros, intercesores. Hoy es la fiesta de todos aquellos que nos recuerdan nuestro ser de Dios, nuestra vocación y los que nos motivan para que sirvamos y entreguemos la vida para la creación de un mundo nuevo; el mundo que Dios quiere.

En Evangelio con el que nos encontramos en este domingo, fiesta de todos los santos (Mt.5, 1-12) nos presenta el proyecto de vida de los cristianos, las bienaventuranzas que, como lo escribe el papa Francisco, son el carné de identidad de nosotros los cristianos; son camino que lleva a la plenitud de los dones que Dios nos tiene reservados como son el Reino, la posesión de la tierra y la visión de Él mismo.

La vivencia de las bienaventuranzas son la proyección del Espíritu de santidad que tenemos y si además esto lo acompañamos del cumplimiento de las obras de misericordia entonces los creyentes no solo seremos faros de luz sino también salvación para la humanidad.

Las bienaventuranzas son el reflejo de la persona de Jesús, resumen bien lo que Él es y su obra y quien las vive con intensidad entonces se hace fiel imagen de Jesús.

Con frecuencia suelo insistir a los que recurren al sacramento de la confesión que, en lugar de traer una larga lista sobre la no vivencia de los mandamientos, que nos hablan más de una tradición e identidad judía, traigan un listado sobre la no vivencia de las obras de misericordia. Muchos ni siquiera las conocen. Nosotros deberíamos confesarnos que nos falta humildad, mansedumbre, limpieza de corazón, confianza en Dios; reconocer y confesarnos que nos falta trabajar por la justicia y la paz y que no tenemos al hermano como imagen y presencia de Dios y por eso lo “descartamos”. Que las bienaventuranzas sean también el punto de partida para una vida cristiana y el punto de llegada en la vivencia de la santidad.

Somos partes de una multitud incontable de elegidos, hemos sido elegidos para vivir desde la experiencia de Dios la vida y para que llenemos de fuerza, de alegría, de paz y de amor el mundo creado por Dios.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

Fuente: http://ow.ly/8xeB50C1FkB

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 1 DE 2020

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

 

PARA ESTA SEMANA NOVIEMBRE 1 DE 2020