Misioneros Oblatos o.cc.ss
martes, noviembre 12, 2019

PARA ESTA SEMANA MAYO 26 DE 2019

PARA ESTA SEMANA MAYO 26 DE 2019

Quien ama se queda con lo mejor del ser amado.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo cargado de bendiciones y los mejores deseos para la semana que comenzamos. El Dios del amor nos permita vivir siempre en fidelidad y en obediencia; nos haga dóciles a su proyecto y permita que en su amor nosotros seamos capaces de renovar día a día el amor a los demás. Que nuestro amar no pierda la paz y que paz sea la mayor expresión del Dios que nos habita y hace de la vida una entrega incondicional por el bien de la humanidad.

Del texto de Jn. 14, 23- 29 podemos decir con claridad que quien ama se queda con lo mejor del ser amado, de la persona que ama.

El enamorado sabe, sin entender, que el amor todo lo disculpa, que el amor todo lo entrega, que el amor guarda el amor del amado en su corazón para que ese amor sea fuerza en los momentos de debilidad, alegría en los momentos de tristeza y paz en medio de la angustia.

Amar significa dejar existir al ser amado en lo más íntimo, en el corazón y hacer vida en la cotidianidad de la vida lo que el amor del amado enseña, deja por siempre. Se vive en amor, se da del amor que abunda en el corazón (cuando el amado no está presente en el cuerpo el amor se hace recuerdo, se hace presencia). El amor es origen y meta. Es fuente de vida y de fuerza.

Una manera concreta que nos dice Jesús de demostrar el amor que le tenemos es que guardemos sus Palabras. Que ellas son nuestro gran tesoro porque nos abren las puertas del corazón y permiten que la Trinidad haga su morada en nuestro interior. Guardar las Palabras de Jesús es permitir que esas Palabras se hagan vida, salgan a la luz en cada obra y en cada una de nuestras palabras.

El que ama a Jesús es amado por el Padre, habita en Él. Hace de su corazón un cielo, llena su vida de Dios, ama desde Dios y entiende que las cosas de Dios siendo tan sublimes se hacen humanas para que la humanidad sea sublime.

Lo mejor para alguien que es amado es que quien le ama entienda lo que le es más conveniente y haga los procesos más fáciles, las decisiones más claras y los dolores menos trágicos. Una prueba grande de amor es pretender la felicidad del ser amado y facilitarle las cosas para que logre su objetivo. La despedida y partida de Jesús es difícil, es dura, es triste. Lo es para Él que ama y para todos los que a Él le aman. Pero hay que entender que parte de la plenitud de la vida es la partida, el final. La plenitud para el que tiene a Dios en su corazón es el regreso a Él, es la vida eterna.

Ante la partida no hay que estar triste. Se queda lo mejor de Jesús: sus Palabras que son las del Padre y el Espíritu que será presencia, memoria, palabra, sabiduría, pero sobre todo fuerza y poder de Dios en medio de las vicisitudes de cada día.

Los discípulos no pueden perder la memoria de las relaciones y cuando todo tiende a perderse está quien nos lo recuerde todo que es el Espíritu Santo.

Quedemos en paz, vivamos en paz. Seamos fuertes y testimoniemos a Dios que nos acontece, que se nos revela y que se hace presencia y cercanía en nuestras palabras y en los milagros que día a día podemos hacer salvando, ayudando y amando a los demás. Jesús no se fue para dejarnos, se ha ido para quedarse, para poder estar en cada uno por medio de su Espíritu. Nada de cobardías: perseverantes y amantes hasta el final. Testigos del amor por siempre.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA MAYO 26 DE 2019

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/GkFA50upLnn

PARA ESTA SEMANA MAYO 26 DE 2019