PARA ESTA SEMANA MAYO 13 DE 2018 Ascendió para que el Espíritu descienda. Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Una feliz semana para todos. Dios les acompañe y proteja de todo mal. Bendiciones y que […]
">
Misioneros Oblatos o.cc.ss
martes, octubre 23, 2018

PARA ESTA SEMANA MAYO 13 DE 2018

PARA ESTA SEMANA MAYO 13 DE 2018

Ascendió para que el Espíritu descienda.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Una feliz semana para todos. Dios les acompañe y proteja de todo mal. Bendiciones y que nunca nos falte la fuerza necesaria para dar lo mejor de cada uno, perseveremos en el amor y alegremos la vida de tantas personas con las que compartimos el diario acontecer de la vida.

Celebramos al Solemnidad de la Ascensión del Señor. Jesús ha regresado al Padre y no lo ha hecho para abandonarnos, ni para dejar “frustrada” la obra que con amor ha comenzado. Ha regresado porque todo tiene su inicio y su fin, porque su lugar es lo “alto”, el cielo, su Padre; ha regresado porque cumplió “hasta el extremo” su misión. Se entregó y ahora regresa, Asciende porque solo así podrá descender el Espíritu a quedarse en el corazón, en el pensamiento, en el ser de cada uno de los discípulos. Con la Ascensión se abre la panorámica y los discípulos comienzan a ver más allá de sus propios miedos, comienzan a entender la realidad de la misión y el por qué y para qué fueron elegidos y llamados Apóstoles.

Ellos deben seguir unidos, deben trabajar por el Reino y proyectar al mundo todo lo vivido y enseñado por Jesús. Ellos deben salir a predicar el Evangelio, pero antes estarán “puliéndose” como comunidad, creciendo como hermanos y esperando al que Jesús les había prometido y llevar junto con Él a plenitud la obra de Dios.

Es la Ascensión y el Señor desde el cielo se hace presente. Nos permite hacer las obras que Él hace, confirma nuestras las enseñanzas, nuestra palabra, con grandes señales. Ya se sabe que, aunque no lo vemos, ni lo tocamos Él sigue presente en cada cena Eucarística, en la salud, paz, acogida y perdón que brindamos. Él nos envía para la gente crea, se bautice y entienda que Dios, desde cada uno, sigue construyendo un mundo mejor; en el amor nos encontramos con Él y desde el amor nos encontramos con nuestros hermanos.

Sigamos viviendo este tiempo de Pascua con la alegría que nos da el saber que Jesús resucitado sigue presente en medio de la comunidad y en cada uno a través de su Espíritu.

Vivamos esta última semana de Pascua sabiendo que el Evangelio debe anunciarse y que el mundo debe entender que el cristianismo, el aceptar a Jesús en el corazón es también una manera de vivir y de morir, de llorar y de alegrarse, de tener y de ser humildes; una nueva manera de ser grandes siendo pequeños, de ser primeros siendo últimos, de vivir muriendo. Por eso preparémonos desde ahora para recibir el don de Dios, o mejor, para tomar conciencia que, teniendo el don de Dios, debemos salir, predicar, sanar y llenar cada espacio de salvación. Jesús regresó al Padre no para dejarnos solos sino para que junto con Él sigamos salvando el mundo.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA MAYO 13 DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Santa Sede

PARA ESTA SEMANA MAYO 13 DE 2018