Misioneros Oblatos o.cc.ss
jueves, junio 21, 2018

PARA ESTA SEMANA MARZO 11 DE 2018

PARA ESTA SEMANA MARZO 11 DE 2018

Dios no ha ahorrado nada en el amor.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de la Habana, del Carmelo de Quito, de Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo los saludo con los mejores deseos de paz y bien en el Señor Jesús que en su amor sigue llenando de esperanza la vida. En el Evangelio de este domingo cuarto de Cuaresma la invitación es a mirar a Jesús que levantado en la cruz nos habla del amor fiel y entregado del Padre (cfr. Jn.3, 14-21); mirar la cruz como el más grande y evidente signo redentor de quien desde que se encarnó nos está salvando.

Jesús resucitado nos acompaña en el caminar de la vida y la cruz nos recuerda que más allá de los fracasos, del dolor, de la tragedia… está el Padre salvando en su Hijo, amando en su Hijo, dándonos vida en su Hijo.

Jesús elevado en la Cruz es también signo del amor que llega hasta el extremo. Jesús es el Salvador y elevado en la cruz nos muestra hasta dónde es capaz de llegar la fidelidad a la misión encomendada, hasta dónde llega el amor que nos tiene. En la cruz nos sigue salvando porque la cruz no es derrota ni muerte sino que es el trono que la prepotencia y el egoísmo humano le han querido dar; en la cruz es salvador, en la cruz reina, en la cruz ha renacido la vida, la esperanza y se ha firmado el pacto, la alianza del amor.

Todo el que cree en Jesús tiene vida eterna; la eternidad es un don de Dios dado a los que Jesús ha amado y lo han reconocido como el Mesías, el Salvador. Dios no ha ahorrado nada en el amor, nos lo ha demostrado al darnos a su Hijo, que ha venido en su nombre a salvarnos, es decir, a darnos el amor, a reconciliarnos con el querer y el proyecto del Padre, a mostrarnos que por encima de cualquier realidad que nos aleja de Dios; Él no se aleja de nosotros, por el contrario nos busca, nos abraza, nos salva.

Tomemos la decisión por Jesús; abrámonos al amor del Padre, busquemos la vida eterna que posee Jesús. Que las obras comiencen a resplandecer en nuestras vidas, que seamos transparencia de Jesús para que Él se refleje en nuestros actos. Vivamos como hijos amados, salvados, como semilla y principio de eternidad. Caminemos como Hijos de la luz, busquemos lo que agrada al Señor, bondadosos, justos y veraces. Nunca olvidemos tenemos vida eterna en Jesús y en la cruz y resurrección somos luz.

Jesús nos muestra el querer del Padre, la voluntad de Dios para con nosotros, los demás y la creación. Estémonos muy cerca del Señor, caminemos muy de su mano; amémonos como Él nos amó y demos todo lo bueno que tenemos. Dios nos ama con fidelidad y nos colma de fuerza y bendición en su Hijo Jesús.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA MARZO 11 DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Santa Sede

PARA ESTA SEMANA MARZO 11 DE 2018