Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 28, 2020

PARA ESTA SEMANA JULIO 5 DE 2020

PARA ESTA SEMANA JULIO 5 DE 2020

Vayamos al corazón de Jesús a descansar, a tomar fuerzas, a llenarnos de amor eterno.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo con los mejores deseos de paz y bien en esta nueva semana. Dios nos colme de bendiciones y que cada que nos sintamos cansados y agobiados busquemos solo en Jesús el alivio y el descanso. Que Jesús sea el lugar en el que nos llenemos de fuerza y que sea su ejemplo el que inspire nuestra manera de ser, de relacionarnos con los demás.

Jesús se nos presenta como Aquel que está dispuesto a acogernos a todos porque somo suyos.

El Padre Dios nos ha hecho para Él; Jesús sabe que Él es la salvación y que solamente en Él y por Él llegaremos al Padre, a la eternidad, a la vida en la resurrección. Jesús hace lo que hace porque conoce el amor que el Padre nos tiene, porque nos ama y porque quiere que todos, en comunión con la Trinidad, hagamos del Reino de Dios una realidad que poco a poco vaya transformando a la humanidad, al mundo entero.

Para Jesús es fundamental que nosotros cambiemos la mentalidad y nos abramos cada día a la novedad de Dios y es que nadie conoce al Padre sino Jesús y aquellos a quienes Jesús lo quiera revelar; el misterio ha sido revelado, pero la vivencia del misterio, la comunión con el misterio, la permanencia en Dios requiere de la fe y de la humildad. Ante Dios la prepotencia, el orgullo, la soberbia, se convierten en cosas que nos alejan de la experiencia espiritual, del encuentro con Dios.

Del Padre solo sabe el Hijo y por eso hay que escucharlo porque solo a través de su enseñanza podremos cumplir la voluntad de Dios.

Vayamos al encuentro de Jesús con humildad, cada vez que lo escuchamos podemos aprender algo nuevo y el misterio del cielo, del amor del Padre, de la eternidad, se nos revelará con mayor claridad. Ser pequeños, esperar de Dios, abrirse con humildad a Él, hace que Jesús nos consuele y cargue en nuestros cansancios. El corazón de Jesús está lleno del amor del Padre y con ese amor es que nos está amando e invitando a su descanso.

Jesús invita a los cansados por las normas religiosas, por el trabajo, por el sufrimiento del hogar, por las responsabilidades de la vida, a que nos entremos a su corazón porque ahí está el amor que nos restaura y la fuerza que nos impulsa a salir. Jesucristo nos restaura, nos enseña y nos invita a ser como Él. Jesús y el Padre Dios nos aman y están llamándonos al amor. Aprendamos de forma de amar, de acoger y de servir. Hagámonos lugar de amor y por tanto de descanso para los demás. Que nosotros seamos fuerza, paz y acogida para las personas, de manera especial para los que nos rodean. Jesús sea nuestro centro y descanso. Jesús sea la fuente y sea el lugar en el que todos nos hacemos uno.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

Fuente: http://ow.ly/pLR250ApSAY

PARA ESTA SEMANA JULIO 5 DE 2020

PARA ESTA SEMANA JULIO 5 DE 2020