PARA ESTA SEMANA JULIO 1 DE 2018 Jesús es vida, paz, alegría. Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Para cada uno un abrazo cargado de bendiciones. Dios les cuide y les conceda una semana plena […]
">
Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 28, 2020

PARA ESTA SEMANA JULIO 1 DE 2018

PARA ESTA SEMANA JULIO 1 DE 2018

Jesús es vida, paz, alegría.

Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Para cada uno un abrazo cargado de bendiciones. Dios les cuide y les conceda una semana plena de paz y de alegrías.

Este domingo el evangelista Marcos nos presenta a un jefe de la sinagoga que pide por su hija, en esta petición se hace toda una profesión de fe: Jesús da la salud y la vida; Jesús el que devuelve la alegría y llena de esperanza la muerte y la vida. Vale la pena humillarse ante Dios, postrarse ante Él, ser una persona de fe. Dios en Jesús se hace cercano y amoroso, ha venido para anunciar la buena nueva, para sanar.

A Jesús le sigue mucho tipo de personas: las curiosas, las que son admiradoras, los enemigos y también un pequeño grupo que le ha creído, que tiene fe, que espera en Él. Personas le apretujan y otras le siguen al margen esperando la oportunidad para tocarle, para hablarle. Entre la multitud hay enfermos, poseídos, personas tristes; hay pecadores y gente religiosa; hay fariseos y publicanos. Le siguen, se hacen junto a Él, le quieren conocer. Unos le admiran, otros le persiguen buscando argumentos para atacarlo, haciendo preguntas para tener de qué acusarlo y Jesús con ellos habla, a ellos les responde, con ellos polemiza y le muestra que siempre será el ser humano más importante que la norma y que el pecado.

Jesús es vida, es luz, es paz, es alegría, es misericordia

Jesús es Dios entre nosotros, el Mesías escogido. De Jesús sale la vida, el poder de Dios. Quien se acerca con fe a Él queda sano, liberado. Jesús nos cambia la vida.

A Jesús mucha gente le ha visto, muchos le han escuchado, muchos han quedado curados. La gente habla de Jesús, su fama se extiende por la región. Una mujer muy enferma, con hemorragias, ha escuchado de Él y por eso hace todo lo imposible por verlo, por tocarlo. Es una mujer que ha creído por el anuncio, por lo que le han contado. Qué importante es esto para nosotros creyentes: hay que hablar de Jesús, hay que llevar la buena noticia, hay que abrir el corazón de muchas personas a Dios. Decirle a la gente qué Jesús sigue vivo, camina con nosotros, se hace alimento en el Eucaristía y misericordia en la reconciliación; decirle a la gente que vale la pena encontrarlo, acercarse a Él; que vale la pena creer para cambiar de vida. Esa es nuestra tarea. EL Reino de los cielos está cerca.

Jesús, que es Dios y que de Él es la vida, nos invita a confiar, a tener fe. No hay que desfallecer, aunque todo parezca contrario. Nos corresponde a los creyentes creer, perseverar. Abandonarnos en el amor de Jesús. Hay que levantarse, salir, luchar. En Cristo todo podemos.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA JULIO 1 DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Santa Sede

PARA ESTA SEMANA JULIO 1 DE 2018