Misioneros Oblatos o.cc.ss
martes, mayo 11, 2021

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 7 DE 2021

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 7 DE 2021

Jesús es nuestra salvación y además sana nuestras dolencias de alma y cuerpo.

Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo con los mejores deseos de paz y bien. Que durante esta semana nos propongamos acercarnos de nuevo al amor de Dios que en Jesús se hace sanación y salvación.

Podríamos comenzar nuestra reflexión hablando de la importancia que tiene la oración de intercesión. Es bueno, cuando nosotros sabemos de la necesidad de alguien, pedirle al Señor. Nuestra fe obra milagros, nuestra fe hace “detener” a Jesús ante el necesitado. Nuestra súplica es escuchada porque nuestra fe mueve el corazón de Dios. Jesús ha venido a sanarnos, se acerca a cada persona con amor, Él nos restaura y su presencia sanadora nos hace capaces del servicio, de la entrega.

Nosotros llevemos o pongamos en Jesús a tantos enfermos y tantas personas que necesitan de Él.

No perdamos la oportunidad para servir, para ayudar y la intercesión es una manera que tenemos para hacerlo. Estemos siempre de la mano de Jesús, estemos siempre en su presencia para que nuestra plegaria de intercesión sea escuchada. San Marcos en este texto (1, 29-39) nos muestra, al contarnos las obras que hace Jesús, que Él es nuestra salvación, nuestra liberación. Él es salud de Dios, la sanación que tanto necesitamos.

Con las obras que realiza Jesús no está buscando fama ni reconocimiento por parte de los hombres. Dios, en Jesús, todo lo hace por amor y eso es lo que Jesús obra. Es el Padre quién le manda a hacer las obras. Jesús no se queda saboreando los halagos de la gente. Jesús está para todos, su tiempo es el nuestro. El amor que nos tiene hace de Él una persona incondicional.

Debemos entender que Jesús ha venido para todos.

En cualquier parte los seres humanos necesitamos de Dios, de su amor; necesitamos escuchar buenas noticias, que alguien anuncie la presencia del Reino, la llegada del Mesías; necesitamos que alguien nos presente ante Él.

Jesús es un hombre orante, necesita estar en relación con su Padre, alimentarse de Él, beber de la fuente, que todo lo que haya que dar venga de Dios y que todo lo que se haga se le entregue al Padre Dios. Somos instrumentos del amor de Dios y es en nosotros que Él sana, libera, perdona. Por eso mucha oración, que ningún bien se haga por soberbia o movido por la vanidad. Que todo se haga en Dios y por Dios; que todo sea fruto del amor que nos habita. Como Jesús busquemos momentos de quietud, de soledad y de intimidad para estarnos con el Padre, para orar. En la oración nos centramos y entendemos la voluntad de Dios Padre.

Con mi bendición:
P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

Fuente: http://ow.ly/yNJb50D4tDR

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 7 DE 2021

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 7 DE 2021