Misioneros Oblatos o.cc.ss
miércoles, febrero 24, 2021

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 21 DE 2021

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 21 DE 2021

Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mis mejores deseos para la semana que comenzamos y que estos cuarenta días que nos preparan para la Pascua y que se cuentan desde hoy, los vivamos con la intensidad y siempre con los grandes y sinceros deseos de convertirnos, de regresar a la casa del Padre.

En el Evangelio de Mc. 1, 12-16 se nos habla de una fuerza interior, la del Espíritu, que mueve a Jesús y Él va al desierto, es conducido para prepararse a “la vida pública” El desierto representa la soledad, es el espacio en el que los miedos sobresalen, el lugar en el que no podemos evitar confrontarnos con nosotros mismos. Es en el desierto que Israel tiene una experiencia profunda del pecado y de la infidelidad, pero es también en el desierto que descubre que Dios es fuerza y fidelidad.

Cuarenta es un número que indica toda una vida, a los cuarenta años el ser humano ha vivido todo lo que se puede vivir, es un tiempo de plenitud; en Jesús los cuarenta días nos indican que la experiencia de la prueba y de la tentación pertenecen a la vida entera. En el desierto Jesús experimenta lo que en el mundo se le presentará cuando comience su predicación del Reino y cada una de las expresiones que a la humanidad hablan y muestran la presencia de Dios en el mundo.

El mundo está lleno de tentaciones

Abiertamente se lucha por el poder, el tener; unos a otros quieren dominarse, unos lo hacen en el nombre de Dios y otros por creerse ellos los dioses de los demás. Jesús es tentado, pero Él tiene bien clara la voluntad de Dios, la misión encomendada y quién es el que “mueve” su propia vida y determinaciones. Nuestro Señor Jesús en el desierto toma la decisión de vivir en fidelidad y en obediencia al Padre. Jesús es el vencedor y en Él cada uno de nosotros si nos proponemos vivir en obediencia a Dios Padre.

Jesús, después del desierto, predica el Evangelio de Dios, se presenta como la buena noticia del Padre para la humanidad ya que en Él viene manifestado el amor de Dios por su obra creada y también su querer salvar a la humanidad. El Tiempo de Dios ha llegado, el plazo se ha cumplido y vio Dios que era necesario que su Hijo asumiera la condición humana y Él mismo viniera a mostrarnos el camino del bien, de la salvación. Que fuera compañero de camino. Al fin todo había sido creado para Él y todo ahora en Él existe.

En Cristo somos vencedores, nosotros tenemos el Espíritu Santo que es fuerza de Dios y cada una de las tentaciones deben convertirse en posibilidades para crecer en fidelidad y amor.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

Fuente: http://ow.ly/yNJb50D4tDR

PARA ESTA SEMANA FEBRERO 21 DE 2021

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd