Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 28, 2020

PARA ESTA SEMANA ENERO 29 DE 2018

PARA ESTA SEMANA ENERO 29 DE 2018

Jesús entró a la Sinagoga y empezó a enseñar”
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Los saludo con un abrazo lleno de bendiciones, que la semana que comenzamos venga cargada de paz y grandes posibilidades para amar y dar lo mejor de cada uno.

Este domingo nos encontramos a Jesús que en sábado entra a la Sinagoga (Mc. 1, 21-28)

La Sinagoga es el lugar de encuentro para los creyentes, lugar para recrear la fe, para volver a sentir a Dios más cerca, para sentir que somos uno solo en el Dios que ha salvado a su pueblo. La Sinagoga es lugar de “presencia” de Dios, lugar de La Palabra. Dios que se revela y sigue mostrando su amor.

Los sábados son “sagrados” están dedicados a Dios, a darle culto y gloria pero a muchos del pueblo y de las autoridades se les olvida que Dios tiene qué ver con el ser humano, que el mayor culto que se le puede dar es precisamente en los demás y sobre todo si éstos son enfermos o están por alguna circunstancia sufriendo. Y así como a la Sinagoga asisten los “piadosos”, los que están aliviados, los que cuentan “con la bendición”, también asisten personas llenas de necesidades, de sufrimientos, personas de alguna manera “atadas” por las fuerzas que solo podrían entenderse desde un espíritu del mal, de satanás y nunca desde una experiencia de Dios que ama y libera.

A la Sinagoga también va Jesús con toda su realidad humana y con todo su “conocimiento de Dios”, en la Sinagoga está el que sabe de Dios, el que viene de Dios, el que sabe lo que Dios quiere y el por qué y para qué de las cosas y de las normas. Jesús tiene autoridad tanto en la Palabra como en las obras. Y mientras el pueblo se asombra de su enseñanza los demonios en su temor revelan quién es realmente Jesús y a lo que ha venido. Donde está Jesús, donde existe Jesús el mal se incomoda y no tiene otra opción sino la de “salir”. Jesús destruye el mal.

Es importante que nosotros le abramos un espacio a Jesús, a su enseñanza y que nos dejemos “rescatar” ya que su presencia es liberadora y sanadora.

Jesús ha venido a rescatar al ser humano de todo aquello que es tristeza, soledad, marginación; de todo lo que se genera por el pecado y Jesús, quiere en su predicación y actos, humanizar nuestro ser, recuperar la misión para que hemos sido creados y lograr que el mal no siga siendo causa de dolor y de marginación entre nosotros. El pescar hombres ha comenzado y hará todo por sacarnos de las profundidades del dolor, de la marginación, de la soledad y de la enfermedad.

Entre nosotros seguramente está el mal, el espíritu de la desesperanza, de la desconfianza, de la tristeza. Hay que dejar que llegue Jesús, que entre a nuestras vidas. Tengamos la certeza que la autoridad de Jesús no viene sino del conocimiento que Él tiene de su Padre, no de rabinos anteriores o de interpretaciones de otros. La sabiduría de Jesús, la que le da autoridad, es de Dios.

Y podrán muchos doctos y sabios no entender y hasta oponerse; pero los pequeños, los ignorantes, los que no cuentan, los que “no saben de Dios” serán instruidos por el Espíritu y llevarán adelante el proyecto del Reino.

A nosotros nos corresponde abrirnos, dejarnos conducir por el mensaje del Evangelio, dejarnos sorprender por la novedad de Jesús y salir del espacio de la condenación y de marginación en el que podemos someter a las personas que pensamos no son como nosotros o no hacen lo que queremos que hagan.

Descubramos el plan de Dios trazado para cada uno como proyecto de amor y cerremos toda ventana al “maligno” que solo busca mantenernos al margen de Dios así creamos que estamos con Él. Solo Jesús es la garantía de una fe verdadera.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA ENERO 29 DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/B5bL30moXSa

PARA ESTA SEMANA ENERO 29 DE 2018