PARA ESTA SEMANA ENERO 27 DE 2019 Él es el que muchos piensan. Es el esperado. Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Bendiciones para la semana que comenzamos. Semana para sentirnos felices al descubrir que […]
">
Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 28, 2020

PARA ESTA SEMANA ENERO 27 DE 2019

PARA ESTA SEMANA ENERO 27 DE 2019

Él es el que muchos piensan. Es el esperado.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Bendiciones para la semana que comenzamos. Semana para sentirnos felices al descubrir que en Jesús todo es buena noticia, que Él ha venido para alegrarnos el corazón, para enamorarnos del Padre.

Después del desierto Jesús regresa.

Él ha orado, pensado las cosas; en el desierto estuvo bajo la presencia y guía del Espíritu que lo condujo. Fueron días de silencio, de soledad, de encuentro con el Padre en la intimidad del corazón. En el desierto muchas cosas maduraron, allí realmente todo comenzó; en el desierto se toman las decisiones, se supera la tentación, el ser humano se llena de fuerzas y Dios sale al encuentro del ser humano al que invita a la conversión, al regreso a los caminos de Dios, a la esencia misma de las normas y a la comprensión de la Palabra revelada.

Jesús lleva el Espíritu del Padre, el que permite que la unidad se conserve, el que hace que el poder de Dios se haga palpable. La predicación de Jesús viene acompañada de signos y de milagros. En Jesús se descubre en qué consiste realmente la coherencia de una vida humana llena de divinidad.

Por el Espíritu con el que fue ungido en el Bautismo, el que le condujo al desierto, el que le ilumina y mantiene en la fidelidad al Padre, Jesús obra grandes prodigios, tiene una predicación que enamora y muestra la voluntad amorosa del Padre que lo ha enviado; por la fuerza del Espíritu sana, libera, reconcilia, perdona. Y su fama se extiende, la gente le sigue, lo aclama. La gente no tiene bien claro quién es Jesús; las opiniones están divididas pero el hecho es que Jesús enseña con autoridad y hace las cosas propias de Dios. Admiración, desconcierto, confianza y muchas preguntas genera la vida y la actividad de Jesús.

Jesús es hombre de oración

Vive su fe en comunidad; asiste a la sinagoga, se retira a orar a solas, habla del Padre al que conoce, al que ama y del que quiere enamorar a la gente. La Palabra de Dios en Jesús se hace vida, se hace verdad y actualidad. Jesús es el cumplimiento de las promesas del Padre,  es el principio y el final de toda Palabra salida de la boca de Dios. Jesús se revela a su comunidad.

Es en su pueblo donde Él se da a conocer como Aquel que muchos ya piensan quién es, como Aquel que ha venido a hacer las cosas de Dios, como Aquel que sana, libera, anuncia la buena noticia. Jesús es “año de gracia del Señor” y viene a llenar de alegrías los corazones entristecidos, de paz las angustias; viene a darnos valor, quitarnos los miedos. Jesús es el ungido, el que haces las cosas del Padre. Jesús cumple la misión, es fiel al proyecto de salvación de Dios.

Abramos el corazón a Jesús, vivamos con la fe con certezas para que la vida se nos llene de esperanza y entendamos que tenemos mucho para dar de todo lo que hemos recibido de Jesús en el amor fiel con el que nos ha amado.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA ENERO 27 DE 2019

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/xMUZ30nsZU0

PARA ESTA SEMANA ENERO 27 DE 2019