Misioneros Oblatos o.cc.ss
domingo, septiembre 27, 2020

PARA ESTA SEMANA ENERO 13 DE 2019

PARA ESTA SEMANA ENERO 13 DE 2019

El Bautismo del Señor.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo. Mi saludo que lleva los mejores deseos de paz y bien para la semana que comenzamos. Que Dios, nuestro Padre, nos unja con su Espíritu, nos haga de Él y nos lleve por caminos de santidad para ser complacencia y alegría de Dios que es amor.

En la oración colecta de este domingo pedimos al Señor que nos conserve dignos de su complacencia.

Alegrarle el corazón a Dios, ser motivo del amor y de la esperanza en medio del mundo, están en el corazón y en la razón de ser de cada uno de nosotros creyentes. Ser instrumento de Dios para la humanidad y que “Dios se sienta a gusto” con nuestras obras; eso es lo que le pedimos como Iglesia a Dios, espero que nos unamos en la oración y que cada uno según las propias posibilidades seamos complacencia de Dios en el lugar y con las personas con la que compartamos.

Jesús va siendo presentado por el evangelista como el cumplimiento de las promesas de Dios para su pueblo. Jesús es el siervo, el elegido en quien el Padre tiene su complacencia. Es el Espíritu Santo la fuerza que mueve todo el plan de Dios. Espíritu que lleva Jesús, Hijo de Dios, como don del Padre. El Espíritu es dado para una misión, para tener las fuerzas necesarias y para mantener el horizonte sobre el cual debemos movernos. El Espíritu es luz, Palabra y sabiduría de Dios, el Espíritu recibido es el don mismo de Dios que nos santifica, que nos habita y que nos hace capaces para la misión.

Jesús, el siervo, el elegido, el ungido de Dios ha venido del Padre para enseñarnos, liberarnos, tomarnos de la mano y hacer alianza con Él.

Ungido para hacer el bien, para curar a los enfermos, para liberar de cualquier atadura. El Bautismo nos recuerda que también nosotros habiendo recibido el Espíritu estamos capacitados para el bien, para la misión; ungidos de Dios para el mundo en medio del mundo.

El Bautismo es el inicio, es nuestro nombre, cambia nuestro ser en el de Cristo. Importante que hagamos un trabajo para regresar al significado del Bautismo y de las implicaciones que traen para nuestra vida. Estamos siendo llamados a vivir en santidad, la que recibimos en el Bautismo, a dejarnos conducir por el Espíritu con el que fuimos consagrados para Dios. Llamados a dar testimonio de la fe que ha sido el tesoro que se nos entregó el día de nuestro Bautismo. También para nosotros los cielos “se abren” y todavía se puede escuchar la invitación que hace Dios a que seamos complacencia de Él y presencia de su Hijo en la tierra.

Jesús es presentando por Juan como Aquel que es más poderoso y que al mismo tiempo nos hace dignos, limpia nuestra iniquidad y nos pone al servicio del Reino. Por eso pidamos a Jesús que nunca dejemos la humildad como característica del seguimiento y que en nuestras palabras y obras Él resplandezca.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA ENERO 13 DE 2019

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/he1o30niaan