Misioneros Oblatos o.cc.ss
viernes, octubre 23, 2020

PARA ESTA SEMANA AGOSTO 23 DE 2020

PARA ESTA SEMANA AGOSTO 23 DE 2020

“Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”
Mis amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo, reciban mi saludo con los mejores deseos de paz y bien. Que nuestro caminar con Jesús se vuelva certeza de fe para que Él pueda construir sobre nosotros la iglesia, la nueva sociedad que abre su corazón para acoger el Reino de los cielos.

Han sido muchos los momentos compartidos con Jesús, mucha las enseñanzas y también las manifestaciones de su ser.

Los discípulos deberían tener ya claro y comenzar a vivir con la convicción de que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador. Pero la verdad revelada por Jesús parece ocultarse a algunos de sus discípulos, esos que siguen esperando de Jesús lo que no deben esperar, que siguen ambicionando lo que no deben ambicionar. Pareciera que unos van por el camino opuesto al de Jesús. El Evangelio de Mateo que nos presenta la liturgia de este domingo 21 del tiempo Ordinario aparece como una confrontación directa de Jesús a sus discípulos. Ha llegado el momento para que las cosas queden claras y los apóstoles tomen decisiones si siguen caminando a Jerusalén o si se quedan en el camino.

No podemos presumir que conocemos a Dios y caminar sin preguntarnos nada. Debemos siempre estar examinando nuestra relación con Él y saber hasta dónde sigue significando para nosotros que Él sea la razón de la vida, de las renuncias, del caminar, de una manera nueva de vivir. Nunca dejemos de decirnos y decirle a Jesús quién es Él para mí. A Jesús le importa que comprendamos su mensaje, sus enseñanzas y sobre todo el sentido de su vida en este mundo.

No basta saber lo que la gente dice, tenemos que aprender a meternos en el misterio de Jesús, escuchar la voz del Padre que nos lo ha manifestado y nos hace capaces de seguirlo en la Iglesia que Jesús comienza a edificar en la figura de Pedro.

No es lo que diga la gente lo que más le interesa a Jesús sino lo que piensan, lo que dicen sus discípulos.

Para Jesús es importante que ellos tengan claro que Él es el Mesías, el Hijo de Dios. Vendrán tiempos complicados, momentos difíciles y dolorosos y Jesús quiere que ellos sean fuertes y que justo en esos momentos, los más complicados y tristes, se acuerden que la fe y la esperanza está en Dios, en el Mesías y que nos espera después de la oscuridad la luz, después de la muerte la eternidad. Sigamos el camino, pero llenos de certezas que alivian el corazón y colman la esperanza para no sentirnos derrotados cuando lleguen las dudas o la adversidad.

Nosotros también, sobre todo los que nos dejamos llevar por los miedos, por las dudas, deberíamos hoy renovar la fe y proclamar con Pedro que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. Es importante la claridad en la fe, sobre una fe sólida podemos y sobre todo Dios, construye unas nuevas formas de vivir, de relacionarnos. La fe es la roca sobra la cual el edificio se construye. Sobre lo que construimos la nueva vida en Cristo.

Con mi bendición:
P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

Fuente: http://ow.ly/OHJL50B6Emj

PARA ESTA SEMANA AGOSTO 23 DE 2020

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

PARA ESTA SEMANA AGOSTO 23 DE 2020