Misioneros Oblatos o.cc.ss
jueves, octubre 22, 2020

PARA ESTA SEMANA 24 DE JUNIO DE 2018

PARA ESTA SEMANA 24 DE JUNIO DE 2018

Nacimiento de san Juan Bautista. Misericordia de Dios.
Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito, Carmelitas Cúcuta y de tantas partes del mundo, reciban todos mi saludo cordial que lleva los mejores deseos de paz y bien en el Señor. Que la semana que comenzamos venga cargada de bendiciones y de cosas lindas y que cada día sea una oportunidad para dar a los demás las cosas lindas que de Dios hemos recibido.

Pensando en la reflexión para esta semana he visto que si algún título merece la celebración de este domingo en el que recordamos el nacimiento de san Juan Bautista, sería el de la misericordia de Dios. A Dios le mueve el amor, pero es ese amor que regenera, que llena de vida, que colma de esperanza, que brinda paz y alegría a los que somos amados por Él. Y este amor misericordioso Dios lo manifiesta también en Jesús cuando sana, cuando libera, cuando perdona los pecados, cuando permite que personas “que son indignas a los ojos de la ley” le sigan y compartan con él la mesa.

A través de personas Dios se nos ha hecho cercano

Nos ha llamado y ha santificado, nos ha brindado su amor, su misericordia. Ha sido en la humanidad que Dios ha ido desarrollando su proyecto creacional y también su proyecto de redención, tanto es así que su propio Hijo asume la dignidad humana. Se hace hombre en todo menos en el pecado y esto porque el pecado es lo más impropio o ajeno a la humanidad. Nacimos del amor, para el amor y para llenar de amor y de gracia cualquier persona y realidad con la que nos encontramos o en la que vivimos.

Juan Bautista, cuyo nombre ya contiene lo que Dios ha hecho con Isabel y Zacarías (Dios es misericordioso), tiene la misión de llamar al pueblo a la conversión para que, desde el corazón lavado, purificado, lleno de buenos deseos, reciban al Mesías de Dios que llega para llevar a plenitud la obra creadora a través del amor que es acogida, servicio y redención. Con la predicación de Juan Bautista se abre la puerta por la cual Jesús entrará al mundo, llegará para salvarnos. Hará de su vida una ofrenda agradable al Padre.

Juan Bautista anuncia la llegada del Cordero de Dios, del Mesías, del Redentor y ante el cual debemos tener el corazón dispuesto y una vida abierta para la entrega.

Juan ha cumplido la misión: ha anunciado al Mesías, ha bautizado para la conversión de los pecados, para el cambio de vida, ha presentado al Pueblo a Jesús y ha permitido que algunos de sus discípulos le sigan y se hagan sus discípulos. San Juan es grande y sabe disminuir; llega a la muerte porque la verdad está en su boca; San Juan bautiza, pero anuncia la aparición de un bautismo de agua y de fuego, el que Jesús realiza. Juan llega hasta el final de la misión con la dignidad, grandeza y reconocimiento que le tributa el pueblo que lo tiene como un profeta, un hombre de Dios. Juan le preparó el camino al Señor. Y a eso los invito a que en lo que hagamos, digamos o pensemos, el proyecto del Reino ocupe el primer lugar y que siempre y en cada circunstancia preparemos caminos para el Señor.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd.

PARA ESTA SEMANA 24 DE JUNIO DE 2018

Más reflexiones del Padre Jaime Alberto Palacio González, ocd

Fuente: http://ow.ly/8jjO30moX8A

PARA ESTA SEMANA 24 DE JUNIO DE 2018