Misioneros Oblatos o.cc.ss
sábado, julio 21, 2018

EPÍSTOLA A LOS EFESIOS

EPÍSTOLA A LOS EFESIOS

EPÍSTOLA A LOS EFESIOS

Fecha: Probablemente escrito en Roma en el año 60 - 64 d.C.

Texto Clave: 4:13

Hasta que todos lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios. De ese modo alcanzaremos la madurez y el desarrollo que corresponden a la estrectura perfecta de Cristo.

Marco Histórico: Los judíos convertidos en las iglesias primitivas se inclinaban a ser exclusivos y a separarse de sus hermanos gentiles. Esta situación en la iglesia de Éfeso pudo haber motivado al apóstol a escribir esta carta, la idea fundamental de la cual es la unidad cristiana.

Tema Principal: La unidad de la iglesia, especialmente entre los creyentes judíos y gentiles.

Más que carta, la Epístola a los Efesios (=Ef) es un escrito doctrinal y exhortatorio, que pone de manifiesto en su autor fundamentales intereses pedagógicos y pastorales. Es una reflexión sobre la iglesia, vista como cuerpo de Cristo (1.22b-23; 4.15–16. Cf. Col 1.18), y una sólida enseñanza acerca de la salvación que Dios ofrece a los pecadores (2.4–9).

ÉFESO

Desde el año 133 a.C., con una población cercana al medio millón de personas, Éfeso era la capital de la provincia romana de Asia y residencia oficial del gobernador. Estaba situada en un lugar privilegiado de la costa del Mediterráneo, con un puerto de mucho tráfico y una importante vía de comunicación con el interior de Asia Menor. El culto a la diosa Diana, en cuyo honor se había erigido en Éfeso un templo al que acudían en peregrinación devotos de «toda Asia y el mundo entero» (Hch 19.23–41), contribuía a aumentar el prestigio de la ciudad.

El libro de los Hechos hace referencia a dos visitas de Pablo a Éfeso.

Propósito

Las frecuentes alusiones que en otras epístolas hace el apóstol a Éfeso o a personas relacionadas con esta ciudad, revelan que lo unían estrechos lazos de trabajo y afecto con la comunidad cristiana allí establecida (cf. 1 Co 15.32; 16.8; 1 Ti 1.3; 2 Ti 1.18; 4.12). Por esta razón se piensa que se trata más bien de una especie de carta circular dirigida a diversas congregaciones.

El pensamiento en torno al cual se estructura la Epístola a los Efesios es la unidad de la iglesia y de toda la creación bajo el gobierno de Cristo resucitado (1.20–22a), en quien se han de «reunir todas las cosas... en el cumplimiento de los tiempos establecidos» (1.9–10).

Contenido y estructura

El texto de la carta consta de dos secciones principales. La primera (1.3–3.21), de índole doctrinal, se presenta a continuación de unas palabras iniciales de saludo (1.1–2). La segunda (4.1–6.20) contiene una serie de exhortaciones a vivir de acuerdo con la vocación y la fe cristiana. Por último, un breve epílogo pone punto final a la carta (6.21–24).

En una oración de gratitud y súplica por la fe y el amor de los efesios (1.15–23), Pablo evoca la grandeza del poder de Dios (1.19) y el señorío único y definitivo de Jesucristo, cabeza de «la iglesia,... plenitud de Aquel que todo lo llena en todo» (1.22–23).

El capítulo 2 recuerda a los lectores que, aunque antes estaban muertos en sus «delitos y pecados» (2.1–3), ahora son salvos por gracia (2.5) y forman parte de un pueblo único, en el que no hay diferencias de clase ni enemistades de raza (2.14–16), pues todos en él pertenecen a la familia de Dios (2.19–22).

En la segunda sección, el apóstol exhorta a guardar «la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz» (4.3–6), lo que en nada se opone a la diversidad de los dones espirituales que deben estar siempre presentes en la iglesia (4.7–16; cf.1 Co 12).

La vocación cristiana ha de manifestarse en la renovación profunda de la persona, con el abandono de los antiguos hábitos perniciosos y haciendo concordar pensamientos, palabras y actitudes con la realidad de la nueva vida en Cristo (4.22–24). Los principios del Espíritu: «bondad, justicia y verdad» (5.9), deben gobernar el corazón de los creyentes y presidir todas sus relaciones humanas: de esposas y esposos, de padres e hijos, y aun de amos y esclavos (5.21–6.9).

Particularmente importante es el pasaje 5.21–33, donde el autor establece un paralelismo entre la unidad esencial de Cristo y su iglesia y la figura del matrimonio.

La sección concluye con una exhortación a luchar contra el mal. La indumentaria y las armas del soldado inspiran a Pablo la figura militar que hallamos en 6.10–20, con la cual, más una última nota de despedida, termina el cuerpo central de la carta.

Fecha y lugar de redacción

Como ocurre con otros textos epistolares del NT, tampoco hay unanimidad de criterio respecto a la fecha y al lugar de redacción de esta epístola, incluida en el grupo de las llamadas «de la prisión» (veáse Introducción a las Epístolas) a causa del testimonio del autor sobre su situación personal (3.1; 4.1). Teniendo presente esta clara referencia a su cautividad, se ha pensado que la carta fue redactada en Roma, entre los años 60 y 61 d.C.

ESTRUCTURA DE LA CARTA

SALUDO: 1, 1-2

SECCIÓN TEOLÓGICA: (1, 3-3,21)

1. El plan divino de la salvación ( 1, 3-14)

2. Oración para comprender con sabiduría divina el Misterio de Cristo (1, 15-23)

3. Gentiles y judíos, "uno en Cristo" (2, 1-22)

4. Pablo, ministro del Misterio de Cristo (3, 1-13)

SECCIÓN EXHORTATIVA (4, 1-6,20)

1. Unidad y crecimiento en el Cuerpo de Cristo (4, 2-16)

2. La vida nueva en Cristo ( 4, 17-5, 20)

3. Las nuevas relaciones domésticas ( 5, 21-6,9)

4. El combate espiritual (6, 10-20)

NOTICIAS PERSONALES Y SALUDO FINAL (6, 21-24).

Más libros del Antiguo Testamento

Santa Sede

EPÍSTOLA A LOS EFESIOS