Viernes, diciembre 09, 2016

REFLEXIÓN PARA EL PRIMERO DE MARZO

¿QUIERES UN MAGNÍFICO DÍA?

¡Este es un día maravilloso!

Tu mentalidad positiva acalla las evasivas del pesimismo.

La fe te abre amplios y prometedores horizontes.

Haz, hoy, con tu actitud mental positiva y con tus conductas cristianas, un día espléndido para ti y para tus semejantes.

Mantén, a la vista, un cartel en que leas, cada mañana:

“¿QUIERES UN DÍA MAGNÍFICO?

¡CREE QUE LO TENDRÁS HOY!

¡LLEVA A DIOS CONTIGO!”

Pídele a Él un día excelente y proporciónalo, con tu solidaridad, a los que se relacionan contigo.

Imagina, serena y tenazmente, que tienes el ciento por ciento de éxito en lo que te propones.


Tiberio López Fernández