Domingo, diciembre 11, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 22 DE JULIO

REFLEXIÓN PARA EL 22 DE JULIO

¡FÓRJATE UN LUMINOSO PORVENIR!

Si tienes un proyecto entre manos, visualízalo como ya concluido y motívate con la visión de tu capacidad para lograrlo.

Piensa que tu proyecto es posible y para lograrlo establece estrategias, realiza grandes esfuerzos y enmienda las fallas que vayan apareciendo.

Tú puedes hacer un luminoso porvenir si tu meta es concreta, si cultivas la seguridad en tí mismo y si reconoces que las dificultades son la prueba de fuego de tu capacidad para convertirlas en oportunidades de mejorar lo que te propones.

Donde termina la aridez del esfuerzo, comienza la verde vegetación de los logros.

Puedes hacer un porvenir feliz con un esfuerzo paciente y constante.

Tiberio López Fernández

EPÍSTOLA DE SANTIAGO

CAPÍTULO  4

 1 ¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones que luchan en vuestros miembros?
2 ¿Codiciáis y no poseéis? Matáis. ¿Envidiáis y no podéis conseguir? Combatís y hacéis la guerra. No tenéis porque no pedís.
3 Pedís y no recibís porque pedís mal, con la intención de malgastarlo en vuestras pasiones.

 4 ¡Adúlteros!, ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que desee ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios.
5 ¿Pensáis que la Escritura dice en vano: Tiene deseos ardientes el espíritu que él ha hecho habitar en nosotros?
6 Más aún, da una gracia mayor; por eso dice: = Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes. =
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al Diablo y él huirá de vosotros.

 8 Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros. Purificaos, pecadores, las manos; limpiad los corazones, hombres irresolutos.
9 Lamentad vuestra miseria, entristeceos y llorad. Que vuestra risa se cambie en llanto y vuestra alegría en tristeza.
10 Humillaos ante el Señor y él os ensalzará.
11 No habléis mal unos de otros, hermanos. El que habla mal de un hermano o juzga a su hermano, habla mal de la Ley y juzga a la Ley; y si juzgas a la Ley, ya no eres un cumplidor de la Ley, sino un juez.

 12 Uno solo es el legislador y juez, que puede salvar o perder. En cambio tú, ¿quién eres para juzgar al prójimo?
13 Ahora bien, vosotros los que decís: «Hoy o mañana iremos a tal ciudad, pasaremos allí el año, negociaremos y ganaremos»;
14 vosotros que no sabéis qué será de vuestra vida el día de mañana... ¡Sois vapor que aparece un momento y después desaparece!
15 En lugar de decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello».
16 Pero ahora os jactáis en vuestra fanfarronería. Toda jactancia de este tipo es mala.
17 Aquel, pues, que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado.

REFLEXIÓN PARA EL 22 DE JULIO

Santa Sede