Viernes, diciembre 09, 2016

ORACIÓN PARA LIBERARNOS DEL MAL

ORACIÓN PARA LIBERARNOS DEL MAL

 ORACIÓN PARA LIBERARNOS DEL MAL

Comienzo mi oración leyendo lo que dice San Pablo a los Gálatas (5, 1. 13-15. 19-26. 6, 3-9):

"Cristo nos liberó para ser libres. Manténganse, pues, firmes y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud."

Nuestra vocación, hermanos, es la libertad. No hablo de esa libertad que encubre los deseos de la carne, sino del amor por el que nos hacemos esclavos unos de otros. Pues la Ley entera se resume en una frase: "Amarás al prójimo como a ti mismo. Pero si se muerden y se devoran unos a otros, ¡cuidado!, que llegarán a perderse todos."

Es fácil reconocer lo que proviene de la carne: libertad sexual, impurezas y desvergüenzas; culto de los ídolos y magia; odios, ira y violencias; celos, furores, ambiciones, divisiones, sectarismo y envidias; borracheras, orgías y cosas semejantes. Les he dicho, y se lo repito: "Los que hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios".

En cambio, el fruto del Espíritu es caridad, alegría, paz, comprensión de los demás, generosidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo. Estas son cosas que no condena ninguna Ley.

Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus impulsos y deseos. Si ahora vivimos según el Espíritu, dejémonos guiar por el Espíritu; depongamos toda vanagloria, dejemos de querer ser más que los demás y de ser celosos.

Si alguno se cree algo, no es nada, se engaña a sí mismo. Que cada uno examine sus propias obras y, si siente algún orgullo por ellas, que lo guarde para sí y no lo haga pesar sobre los demás. Para esto sí, que cada uno cargue con lo suyo.

No se engañen, nadie se burla de Dios: al final cada uno cosechará lo que ha sembrado. El que siembra en la carne, y en la propia, cosechará de la carne corrupción y muerte. El que siembra en el espíritu, cosechará del espíritu la vida eterna".

Así, pues, hagamos el bien sin desanimarnos. que a su debido tiempo cosecharemos si somos constantes.

Perdón, Señor, por las impurezas de mi corazón. Perdón por las veces que con mis actitudes y mis deseos, no he sido transparente y fiel a los que me rodean. Perdón por las veces que he utilizado a las otras personas, sin respetarlas. Perdón por buscarme a mí mismo y no amar a los demás, como tú me amas. Señor, reconozco que hay muchas impurezas, manchas en mi corazón, hay muchas cosas que no vienen de ti.

Perdón, Señor, por las veces que creo más en los horóscopos, en las supersticiones, las cartas, en los magos, adivinos, en la numerología, o en los aromas, que en tu Providencia. Perdón por las veces que dudo o desconfío de tu presencia en mi vida. Perdón, porque creo en otras cosas y no creo en ti, que eres mi Señor y Salvador.

Perdón, Señor, por mi falta de amor porque no vivo lo que creo, porque no tengo tus sentimientos. Perdón por mis actitudes de celos, envidia, rabia, recelo, violencia física y verbal. Perdón, Señor, por mi ambición desmedida, por las divisiones que ocasiona mi egoísmo.

Te entrego, Señor, mi corazón lastimado por tantos dolores causados por tantas personas en mi vida. Tú sabes cuanto desamor he recibido, quiero amar y no puedo, estoy enfermo y quiero perdonar. Te pido la gracia de poder perdonar a todos los que me han ofendido en mi vida.

Ayúdame a superar mis limitaciones, mis tristezas, mis angustias, mis desconfianzas, todos mis problemas y todo lo que me quita la paz.

Concédeme, Senor, ser liberado de todo mal físico o espiritual.

Amén.

Tomado del libro Oremos viviendo el amor y la misericordia de Dios No 3