Jueves, diciembre 08, 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 26 DE SEPTIEMBRE DE 2010

LECTIO DIVINA Domingo 26 de Septiembre de 2010
Domingo 26º Durante el Año Ciclo C

TEXTO BÍBLICO: Lucas 16, 19-31

Lázaro y el hombre rico
Jesús también dijo:
19 «Había una vez un hombre muy rico, que vestía ropas muy lujosas. Hacía fiestas todos los días, y servía las comidas más caras. 20 En cambio, junto a la entrada de su casa había un hombre pobre, llamado Lázaro, que tenía la piel llena de llagas.
Unas personas lo sentaban siempre allí, 21 y los perros venían a lamerle las llagas.Este pobre hombre tenía tanta hambre que deseaba comer, por lo menos, las sobras que caían de la mesa del hombre rico.

22 »Un día, el hombre pobre murió y los ángeles lo pusieron en el sitio de honor, junto a su antepasado Abraham. Después murió también el hombre rico, y lo enterraron. 23 Cuando ya estaba en el infierno, donde sufría muchísimo, el que había sido rico vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro sentado junto a él.
24 »Entonces llamó a Abraham y le dijo: “¡Abraham, antepasado mío, compadécete de mí! Ordénale a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua, y me refresque la lengua. Sufro muchísimo con este fuego.” 25 Pero Abraham le respondió: “Tú eres mi descendiente, pero recuerda que, cuando ustedes vivían, a ti te iba muy bien y a Lázaro le iba muy mal. Ahora, él es feliz aquí, mientras que a ti te toca sufrir. 26 Además, a ustedes y a nosotros nos separa un gran abismo, y nadie puede pasar de un lado a otro.” 27 El hombre rico dijo: “Abraham, te ruego entonces que mandes a Lázaro a la casa de mi familia. 28 Que avise a mis cinco hermanos que, si no dejan de hacer lo malo, vendrán a este horrible lugar.” 29 Pero Abraham le contestó: “Tus hermanos tienen la Biblia. ¿Por qué no la leen? ¿Por qué no la obedecen?” 30 El hombre rico respondió: “Abraham, querido antepasado, ¡eso no basta! Pero si alguno de los muertos va y habla con ellos, te aseguro que se volverán a Dios.” 31 Abraham le dijo: “Si no hacen caso de lo que
dice la Biblia, tampoco le harán caso a un muerto que vuelva a vivir.”»

TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL.
1 - LECTURA

¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura
Queridos hermanos y hermanas:
La Liturgia de la Iglesia nos ofrece este fin de semana otro texto de fuerte tiente parabólico pero en clave ejemplar. Es decir, se trata de una “parábola” (aunque algunos estudiosos no aceptan del todo este género literario para este relato), con una fuerte carga ejemplar. Se nos invita a hacer esto y no hacer aquello otro. Más allá de toda discusión hoy se nos presenta un hermoso y comprometedor relato que solo se encuentra en el Evangelio de Lucas. No hay relatos paralelos de este texto en los otros evangelios sinópticos. Al tratarse de una parábola o un relato parabólico recordemos que no busca dejar enseñanzas sobre todos los temas sino solo sobre aquel que aparece en el climax del relato.
En este sentido se podría decir que el centro de la parábola está en la falta de sensibilidad del rico con respecto al pobre Lázaro y las consecuencias que eso tiene para la vida eterna. La parábola no busca enseñar todos los detalles de la “vida eterna” sea en el Cielo o en el Infierno. Busca más bien llamar la atención para vivir con responsabilidad esta vida sabiendo el correlato que tiene en la vida eterna. Nos enseña a ser sensibles ante el sufrimiento del hermano y nos anima a leer e interpretar como corresponde la Palabra de Dios. Dado que las actitudes que debía haber tenido el hombre rico ya estaban presente en el mismo Antiguo Testamento.

Preguntas para la lectura
· ¿Cómo comienza el relato?
· ¿Cómo se describe al “hombre muy rico”?
· ¿Qué está haciendo el pobre Lázaro? ¿Dónde está y cómo se encuentra?
· ¿Qué hacen los perros con él?
· ¿Cuál es el “deseo” de Lázaro? ¿Qué es lo mínimo que anhela? ¿Se cumple?
· ¿Qué pasa cuando mueren ambos personajes?
· ¿Qué es lo que ve el rico?
· ¿Qué le pide el rico a Abraham?
· ¿Cómo responde Abraham a la requisitoria del rico en medio de sus tormentos?
· Ante la respuesta de Abraham: ¿cuál es la nueva propuesta del rico?
· ¿Qué le va a contestar Abraham?
· ¿Cómo se sucede el tercer intercambio de preguntas entre el hombre rico y Abraham?
· ¿Cómo concluye el relato?

2 - MEDITACIÓN
¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?

Preguntas para la meditación
· ¿En qué sentido yo puedo ser un “hombre muy rico”? ¿Cuáles son mis riquezas hoy?
· ¿Puedo en algún sentido compararme con el “pobre Lázaro? ¿En qué sentido yo soy pobre hoy?
· ¿Soy capaz de ver que hay pobres “junto a la entrada de mi casa”? ¿Descubro al pobre en las “puertas” de mi vida?
· Hacer una lista con los “pobres” con los cuáles tomo contacto en mi vida habitual. No reducir la categoría de pobre solo al que carece de lo necesario para vivir dignamente, sino que también se debe incluir al que no tiene valores, instrucción, al que no le encuentra sentido profundo a sus vidas, al que no tiene a Dios...
· ¿Cómo me comporto con “esos” pobres que Dios pone en mi camino?
· Una vez que los veo, los percibo: ¿los atiendo, los sacio en la medida de mis posibilidades?
· ¿Qué es lo que puedo hacer en concreto hoy para no tener la actitud del “hombre rico” de la parábola?
· ¿Percibo con claridad la conexión intrínseca que hay entre esta vida y la vida eterna?
· ¿Me doy cuanta qué en cada gesto de entrega, servicio y solicitud por los pobres en esta vida me estoy jugando la plenitud de la vida eterna?
· ¿Escucho la Palabra de Dios con atención y la aplico con delicadeza a las situaciones de mi vida?

3 - ORACIÓN
¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
Una buena respuesta para la oración puede ser retomar un texto del Antiguo Testamento donde claramente se nos pide la actitud de compromiso con el pobre, con el débil, con el desamparado. Actitud que no fue capaz de descubrir el hombre rico.
No abuse nadie de nadie. Muestren reverencia por su Dios, pues yo soy el Señor su Dios.
Cumplan mis leyes, pongan en práctica mis decretos. Cúmplanlos y vivirán tranquilos en el país.(Lev 25,17-18)
Se puede continuar leyendo otros textos del Antiguo Testamento, por ejemplo Lev 25,25-43.

4 - CONTEMPLACIÓN
¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
Puede ayudar a la interiorización de este texto evangélico el leer y repetir pausadamente la lista de las Siete Obras de misericordia corporales que nos propone la Iglesia:
1. Visitar y cuidar a los enfermos.
2. Dar de comer al hambriento.
3. Dar de beber al sediento.
4. Dar posada al peregrino.
5. Vestir al desnudo.
6. Redimir al cautivo.
7. Enterrar a los muertos.

5 - ACCIÓN
¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?
Propuestas personales
· Tratar con delicadeza y disposición a cualquier persona “pobre” que Dios ponga en mi camino.
· Orar todos los días por las personas que padecen situaciones de mayor pobreza en todas partes del mundo.

Propuestas comunitarias
· Buscar comprometerte con tu grupo de jóvenes en un ámbito puntual de ejercicio de la caridad con los hermanos más pobres y desamparados: jornadas de trabajo solidario, apoyo escolar, catequesis, programas de reinserción de males sociales, etc.
· Formarse en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia para poder dar respuesta a las situaciones de injusticia social que se vive en muchos de los pueblos de nuestro Continente.

Pbro. Lic. Gabriel Mestre

CELAM/CEBIPAL-SEJ – SOCIEDADES BIBLICAS UNIDAS

LECTIO DIVINA PARA EL 26 DE SEPTIEMBRE DE 2010

Santa Sede