Jueves, diciembre 08, 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 10 DE OCTUBRE DE 2010

LECTIO DIVINA
Domingo 10 de Octubre de 2010
Domingo 28º Durante el Año Ciclo C

TEXTO BÍBLICO: Lucas 17, 11-19

El extranjero agradecido
11 Jesús siguió su viaje hacia Jerusalén, y tomó un camino que pasaba entre la región de Samaria y la región de Galilea. 12 Cuando entró en una aldea, salieron a su encuentro diez hombres que estaban enfermos de lepra. Sin embargo, se quedaron un poco lejos de Jesús 13 y le gritaron:—¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros y sánanos!
14 Jesús los vio y les dijo: —Vayan al templo, para que los sacerdotes los examinen y vean si ustedes están totalmente sanos. Y mientras los diez hombres iban al templo, quedaron sanos. 15 Uno de ellos, al verse sano, regresó gritando: «¡Gracias, Dios mío! ¡Muchas gracias!» 16 Cuando llegó ante Jesús, se arrodilló hasta tocar el suelo con su frente, y le dio las gracias. Este hombre era de la región de Samaria.
17 Al ver eso, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿No eran diez los que quedaron sanos? 18 ¿Por qué sólo este extranjero volvió para dar gracias a Dios?»
19 Luego Jesús le dijo al hombre: «¡Levántate y vete! Has quedado sano porque confiaste en mí.»

TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL.

1 - LECTURA
¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura
Queridos hermanos: Una vez más, la Liturgia de la Iglesia nos regala un texto evangélico propio de la pluma de Lucas.
En su marcha decidida hacia Jerusalén, Jesús pasa por territorio samaritano. Para ir de Galilea a la Ciudad Santa se podía ir bordeando el río Jordán hacia el oeste o por las montañas, por el centro, atravesando Samaria. Parece que Jesús en esta parte del viaje eligió esta segunda opción.
Cuando pasa por una aldea le salen al encuentro diez leprosos. La lepra, además de ser una enfermedad de la piel muy desagradable e incurable, los hacía impuros desde una perspectiva religiosa. Estaban, por lo tanto, apartados en las afueras de las aldeas y ciudades.
Le gritan a Jesús que tenga compasión de ellos y que los sane. Jesús no responde de manera directa sino que les hace ir a presentarse a los sacerdotes para que den testimonio de su curación.
En su camino al Templo los diez quedan curados pero, uno solo, un extranjero de Samaria, un samaritano vuelve al encuentro de Jesús. Y vuelve para dar gracias. Y le da gracias como se da gracias a Dios dado que quedó curado porque Jesús es realmente Dios, Señor y Mesías.
Jesús preguntará capciosamente a sus discípulos si no eran diez los sanados... Solo el samaritano volvió a dar gracias. Jesús lo despide con la seguridad de que quedó sano por su fe y confianza en el Señor.

Preguntas para la lectura
· ¿Qué continúa haciendo Jesús?
· ¿Qué lugares geográficos se refieren en el relato de este Domingo?
· ¿Quiénes y dónde interceptan a Jesús en su camino hacia Jerusalén?
· ¿Por qué se quedan a distancia los diez leprosos?
· ¿Cómo lo llaman los leprosos a Jesús?
· ¿Qué le piden los leprosos a Jesús?
· ¿Cómo responde el Señor?
· ¿Hacia donde se dirigen los diez leprosos?
· ¿Qué les pasa en el camino?
· ¿Cómo reaccionan la verse curados de su enfermedad?
· ¿Cuántos vuelven a agradecer a Jesús?
· ¿Qué pregunta hace Jesús a sus discípulos?
· ¿Qué implica que el único que haya venido a agradecer sea un extranjero de Samaria?
· ¿Qué le dice Jesús al samaritano curado al final del relato?

2 - MEDITACIÓN
¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación
· ¿Cuáles podrían ser consideradas hoy las “lepras” de la humanidad?
· Hacer una lista con las diversas “lepras” del mundo de hoy.
· ¿En qué medida puedo yo ser hoy un “leproso”?
· ¿Qué actitud tengo con mi “propia lepra”?
· ¿Me siento asilado, apartado, relegado, discriminado por las “lepras” culpables o inculpables que puedo llegar a tener?
· ¿Soy capaz de acercarme decididamente y “a los gritos” a Jesús en medio de mi lepra?
· ¿Me animo, como hacen los diez leprosos, a decirle a Jesús que tenga compasión de mí, de nosotros y rogarle que nos sane?
· ¿Me dejo “curar”, “sanar”, “limpiar” por el “Médico Divino”, Jesús Nuestro Señor?
·¿Escucho las palabras de Jesús, atiendo a la “medicina” que me propone para quedar limpio de mi lepra?
· ¿Me dirijo a Jesús como al único y verdadero “Maestro” de mi vida?
· ¿Cuántas veces en mi vida he experimentado que el Señor me sana, me limpia, me cura...?
· ¿Soy capaz de dar constantemente gracias a Dios por las innumerables veces que me ha curado haciéndome pasar de la muerte a la vida?
· ¿Me postro ante su santa presencia y soy capaz con muchísima humildad de darle gracias de corazón?
· ¿Tengo fe y confianza de que el Señor realmente puede curarme?

3 - ORACIÓN
¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
Para la oración pueden ser muy útil el Prefacio de la Plegaria Eucarística V/c:
Te damos gracias,
Padre fiel y lleno de ternura,
porque tanto amaste al mundo
que le has entregado a tu Hijo,
para que fuera nuestro Señor y nuestro hermano.
Él manifiesta su amor
para con los pobres y los enfermos,
para con los pequeños y los pecadores.
Él nunca permaneció indiferente
ante el sufrimiento humano;
su vida y su palabra son para nosotros
la prueba de tu amor;
como un padre siente ternura por sus hijos,
así tu sientes ternura por tus fieles.

4 - CONTEMPLACIÓN
¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
Para interiorizar este mensaje en la contemplación se puede utilizar la frase que dicen los leprosos a Jesús:
Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros y sánanos
Hay que darle alcance y densidad a cada palabra, a cada expresión: Jesús...
Maestro... compasión... sánanos...

5 - ACCIÓN
¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

Propuestas personales
· Según las “lepras” que puedo haber encontrado en mi vida, intentar abrir mi corazón para que Jesús al menos me pueda sanar una por vez.
· En mi oración aprender a dar gracias a Dios por todo lo que me concede.

Propuestas comunitarias
· Dialogar en tu grupo de jóvenes para discernir las “lepras” más frecuentes del ámbito social en donde se mueven.
· Buscar realizar un momento de oración grupal donde se ratifique claramente la feconfianza que se experimenta en el encuentro con Jesús.

Pbro. Lic. Gabriel Mestre

CELAM/CEBIPAL-SEJ – SOCIEDADES BIBLICAS UNIDAS

LECTIO DIVINA PARA EL 10 DE OCTUBRE DE 2010

Santa Sede