Sábado, diciembre 10, 2016

FAMILIA

Familia. (Del lat. famil?a).

  1. f. Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas.
  2. f. Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje.
  3. f. Hijos o descendencia.
  4. f. Conjunto de personas que tienen alguna condición, opinión o tendencia común.

—Diccionario de la Real Academia Española.

¿De dónde vienes?

Tú eres resultado de la combinación de cientos de personas que nacieron antes de ti. Tienes 2 padres, 4 abuelos, 16 bisabuelos, 32 tatarabuelos… ¡Quién sabe cómo se llamen los que siguen, pero siempre se duplican! De esta forma, si te vas cinco generaciones atrás llegarás al asombroso número de 1,024 antepasados que se combinaron hasta llegar a ti.

Es difícil que sepas quiénes y cómo fueron esas personas. Sin embargo sí sabes quiénes y cómo son tus padres, tus hermanos, tus abuelos, tus tíos, las personas que integran tu familia. Ésta es resultado de la biología: para que nazca un niño es necesario que se unan un hombre y una mujer. Pero también es mucho más, la familia es una red de apoyo, cariño y protección organizada para que las personas no estén solas en el mundo. Está basada en tres puntos. 1) La convivencia: los miembros viven juntos o se mantienen cerca. 2) La responsabilidad: cada miembro tiene un deber. 3) Los derechos: a cada quien le corresponden privilegios en la organización. Un buen ejemplo es éste: ahora que eres pequeño, tus padres tienen la responsabilidad de cuidarte y alimentarte, es uno de tus derechos como miembro de una familia. Cuando tus padres sean ancianos, tú tendrás que cuidarlos y alimentarlos, es su derecho como miembros de una familia. El resultado: los miembros están protegidos permanentemente.

“Soy una bruja buena. Es el sello que llevamos todas las mujeres de esta familia.”
—Hechizada, 1964.

El valor de la familia 

Reflexiona: ¿A dónde vas?

El apoyo, el cariño y la protección de una familia es resultado de un trabajo que implica esfuerzo, respeto y autonomía para cada uno de sus miembros que siempre debe tomar en cuenta a los demás. Tus padres deben esforzarse por darte lo mejor que puedan y tú debes esforzarte por aprovechar lo que te den. Tus padres deben respetar tu libertad y tus sueños personales y tú debes respetarlos a ellos como jefes del hogar. La autonomía garantiza que ningún miembro pierda su independencia, pero que pueda apoyarse en su familia para responder a los retos que se presentan en el mundo, más allá del hogar. La familia se convierte en la gran oportunidad de compartir y engrandecer los valores. ¿Cuál es el resultado? Lazos de cariño más firmes y seguros.

Por eso hay que cuidar la familia y alejar todo lo que la pone en peligro. El riesgo más grande no está en la calle, sino en la casa, cuando el respeto se pierde y estalla la violencia: esposos que maltratan a sus mujeres, padres que maltratan a sus hijos, hermanos que abusan y pelean. Evita que ocurran cosas así en tu familia: nunca tengas respuestas agresivas en casa ni aceptes que se te trate con agresividad. Invita a los diferentes miembros a dialogar y resolver con paz sus diferencias. Trabajando así todos serán más felices y, cuando llegue el momento, podrás construir una familia fuerte y segura.
“Lo mejor que he logrado en la vida es tener una familia.”
—Millenium, 1996.

Mini-relato: Una familia musical

Una de las grandes tradiciones familiares consiste en que los hijos sigan la profesión de sus padres. Aunque no siempre tiene que ser así, existen casos asombrosos de profesiones heredadas. Uno de ellos es el de la familia alemana Bach, fundada en 1561. Desde entonces y hasta el siglo XIX casi cien de sus miembros fueron músicos que aprendían el oficio de sus padres. Cantaban, tocaban el órgano y componían grandes obras. El más importante de todos fue Johann Sebastián Bach (1685-1750), a quien se llama “el padre de la música”.

Problemas para pensar.pienso

El modelo más común de una familia se llama “tradicional” y está formado por el padre, la madre y los hijos que viven bajo el mismo techo. Hoy día hay muchos modelos más, tan diversos como sus integrantes. Sus miembros viven juntos, están unidos por el cariño y pueden ser tan felices como una familia tradicional. Aquí hay algunos ejemplos:

¿Cuál es el modelo de tu familia?

¿Es distinto a los mencionados aquí?

¿Qué es lo que más te gusta de la forma en que está organizada tu familia?

¿Qué cambios le harías? Escribe en una hoja cómo te gustaría formar tu familia cuando seas grande.

 

¿Qué dice la gente?

“Mi familia es el refugio que me protege.”
Marcelina Egea, cultora de belleza, 32 años.

“Mis papás, mis hermanos y yo nos parecemos a un equipo de futbol.”
José Miguel Puente, estudiante de piano, 11 años.

“Me gusta jugar a la casita. Así me preparo para cuando tenga hijos.”
Georgina Cantú, alumna de segundo grado, 8 años

“Digan lo que digan somos una familia muy normal.”
Los locos Addams, 1964.

Lo que dicen los libros en familia

“¿Qué es la familia? Es el país, la patria misma de nuestros corazones. En cada una de ellas hay un ángel que, con la misteriosa influencia de su gracia, su dulzura y su amor nos ayuda a que los trabajos y los esfuerzos diarios nos fatiguen menos, a que las penas y los sufrimientos que vivimos fuera de casa resulten menos amargos. Una familia feliz es puro gozo y alegría en los que no se mezcla nada de tristeza.”

La familia en símbolos

En la imagen vemos al formato básico, pero no el único, de una familia. Del lado izquierdo aparece el padre; del derecho, la madre. Entre ellos se encuentra el hijo, que llevan tomado de la mano y une a sus dos padres. Aparecen encerrados en un círculo que representa el sentido de unidad y protección.

Actividades: Un laboratorio para la familia.

Construir una familia feliz es un esfuerzo de equipo en el que cada miembro tiene una tarea importante que cumplir. Trabaja con tu familia en ejercicios combinados de esta forma:

 

Los niños

Los padres

Cuéntales a tus padres qué aprendes en la escuela. Busquen información para explicarles si no entienden.
Diles qué te dejaron de tarea. Supervisen y apoyen la tarea del niño.
Comparte tus planes e ilusiones con tus padres. Apóyenlos en sus sueños y proyectos positivos.
Informa a tus padres de tus éxitos. Reconozcan y premien los logros de los pequeños.
Pregunta a tus padres cómo se sienten. Compartan con los niños sus metas y problemas.

Hagan nuevas listas combinadas así.

Relájense, diviértanse juntos y planeen actividades novedosas, ¿por qué no aprovechar el domingo para un agradable día de campo?

 

Fuente: www.valores.com.mx