LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019 Tercer Domingo de Cuaresma (Ciclo C) – Itinerario de conversión (I): Reaccionemos y cambiemos de vida Lectio de Lucas 13,1-9 Introducción Después de haber recorrido la etapa inicial de la cuaresma, en la cual pusimos nuestra atención en el misterio de pasión y gloria (evangelio de […]
"> LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019 Tercer Domingo de Cuaresma (Ciclo C) – Itinerario de conversión (I): Reaccionemos y cambiemos de vida Lectio de Lucas 13,1-9 Introducción Después de haber recorrido la etapa inicial de la cuaresma, en la cual pusimos nuestra atención en el misterio de pasión y gloria (evangelio de […]
">
lunes, diciembre 09, 2019

LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019

LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019
Tercer Domingo de Cuaresma (Ciclo C) –
Itinerario de conversión (I):
Reaccionemos y cambiemos de vida
Lectio de Lucas 13,1-9
Introducción

Después de haber recorrido la etapa inicial de la cuaresma, en la cual pusimos nuestra atención en el misterio de pasión y gloria (evangelio de las “tentaciones en el desierto” y la “transfiguración en la montaña”), paradoja que despejó la ruta del caminar cuaresmal, a partir de hoy comenzamos una serie de tres domingos que nos traen de nuevo a la escuela en la que se aprende a ser discípulo: la escuela del perdón. El Señor nos invita a renovar nuestra vida volviendo a las aguas bautismales donde se muere al pecado y brota el hombre nuevo en Cristo Jesús.

El orden de los evangelios en estos tres domingos, siguiendo la pista del evangelista de la misericordia (y hay un domingo en que leemos un texto de Juan que tiene sabor lucano), constituye un camino educativo que la Iglesia nos propone para que entremos seriamente y más a fondo en el misterio de la reconciliación.

En realidad, se trata de dos caminos que se encuentran y se funden como en un gran abrazo:

(1) el camino de la conversión, por parte del hombre, y

(2) el camino de la misericordia, por parte de Dios; si bien, el camino de la misericordia es el que marca la pauta.

Se configuran así tres itinerarios de la conversión-misericordia:

(1) El llamado a la conversión que invita a un examen de conciencia que parte del discernimiento de la propia historia (Lc 13,1-9): Tercer Domingo de Cuaresma.
(2) El regreso del hijo pródigo al encuentro de la excesiva misericordia de su Padre (Lc 15,11-32): Cuarto Domingo de Cuaresma.
(3) La experiencia del perdón de la mujer condenada a muerte (Juan 8,1-11). Si en el domingo anterior se enfatizaba el perdón de Dios, en éste se acentúa el perdón que debe provenir de los demás.

En estos tres itinerarios el rostro misericordioso de Jesús va apareciendo cada vez con mayor claridad y grandiosidad.

Tenemos, entonces, hoy, el primer itinerario de conversión. Su finalidad es despertar las conciencias adormecidas y acomodadas en su estilo de vida.

Tal como se predicó desde el comienzo del evangelio de Lucas, por boca de Juan, la conversión cristiana es una conversión en la historia, teniendo en cuenta la vida cotidiana y con hechos (“frutos”) concretos (lo vimos en el evangelio del tercer domingo de adviento pasado). La conversión es una cuestión de responsabilidad y cada uno está llamado a asumir la parte que le corresponde.

En esta línea sigue la enseñanza de Jesús en Lc 13,1-9, pero teniendo en la mira además la misericordia de un Dios que no solamente pide conversión, sino que ayuda a que ella sea posible. Tal como se dice en la parábola de la higuera estéril: “cavaré a su alrededor y echaré abono” (13,8).

1. El texto

Entremos en el texto observando cómo el llamado a la conversión se desarrolla en dos partes:

(1) La consideración de dos acontecimientos de la historia que sirven de punto de partida para insistir en la exhortación: “Si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo” (13,1-5) y
(2) La narración de la parábola de la higuera estéril, que plantea la necesidad de valorar el tiempo de la paciencia de Dios y por lo tanto no hay que aplazar el arrepentimiento (13,6-9).

“1 En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios.
2 Les respondió Jesús: ‘¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas?
3 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.
4 O aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé matándolos, ¿pensáis que eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén?
5 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo’.

6 Les dijo esta parábola: ‘Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró.
7 Dijo entonces al viñador: Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro; córtala; ¿para qué va a cansar la tierra?"
8 Pero él le respondió: Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono,
9 por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas’.

Profundicemos…

2. Los hechos nos exhortan (13,1-5)

En el pasaje anterior a éste, Jesús educa a la gente en la importancia de hacer la lectura de los “signos de los tiempos” (ver Lc 12,54-56) y enseguida muestra que el tiempo que hay discernir es el del juicio divino (ver Lc 12,57-59).

Jesús ahora ejercita el análisis de acontecimientos que ponen a su consideración: “En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron...” (13,1ª). Aparecen dos casos tremendos: (1) el incidente de la represión político-militar por parte de Pilatos en el Templo (vv.1-3) y la calamidad de un grupo de obreros en la construcción de la torre de Siloé (13,4-5).

Se sigue siempre el mismo esquema:

(1) Se enuncia el hecho (13,1.4ª)
(2) Se hace una pregunta: “¿Pensáis que esos... eran más pecadores/culpables que los demás...?” (13,2.4b).
(3) Se responde la pregunta y se hace una exhortación: “No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo” (13,3.5).

Hoy no tenemos información precisa sobre los acontecimientos referidos. El caso de la masacre de Galileos protagonizada por Pilato (13,1: “cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios”)

Podría tratarse:

(1) del incidente de Cesarea en el año 26 dC;
(2) el tumulto cuando la construcción del acueducto;
(3) el ataque de Pilato a los Samaritanos en el 36 dC;
(4) o el caso, menos probable, la matanza de 3000 judíos por parte de Arquelao durante la Pascua del 4 aC. Diversas hipótesis tenemos hoy también sobre el accidente de trabajo en la torre de Siloé que dejó 18 víctimas.

Pero lo importante es que Jesús no se queda en los acontecimientos en sí, sino que descubre dentro de ellos la voz de Dios que le advierte a cada uno sobre la inseguridad de su propio destino. Si los galileos asesinados y los jerosolimitanos accidentados no eran menos pecadores que el resto de los de su tierra y generación, entonces no hay nadie que no necesite que esté exento de la conversión, todos la necesitamos.

Dos precisiones se le hacen a la mentalidad de la gente:

(1) que las calamidades individuales no indican responsabilidades individuales, sino que son “signos”, o sea, avisos de juicio divino que amenaza a una humanidad pecadora;
(2) que las desgracias en principio no están asociadas a un castigo por parte de Dios por un pecado (como vemos en Job 4,7; 8,20; 22,4-5; Juan 9,1-2); en realidad se trata más bien de lo contrario: es el pecado en general el responsable del mal que hay en el mundo.

De todas maneras, hay que sacar las lecciones que la vida nos da continuamente, sea de los hechos trágicos de la cotidianidad o sea de las calamidades naturales. Detrás de todo, el Dios de la vida continuamente nos está invitando a vivir.

3. El tiempo de la misericordia (13,6-9)

La parábola de la higuera (13,6-9) nos dice en pocas palabras: “Si Ustedes no se arrepienten, serán derribados y perecerán, como la higuera estéril”. De hecho, dentro de un sembrado, todo árbol que no sirve, que simplemente ocupa espacio, es abatido.

El desarrollo de la parábola nos va dando detalles interesantes:

(1) Se habla de una higuera sembrada en una viña (13,6ª). ¿No es extraño?
(2) Esta viña no es propiedad del viñador (13,6b). ¿Qué indica esto?
(3) El dueño ha venido tres años seguidos a buscar su fruto (13,6b-7ª). ¿Estos tres años tienen algún valor simbólico?
(4) El tiempo de la espera de un año, que suplica el viñador al Patrón (13,8), ¿no será una referencia a la fe en la eficacia del “año de gracia” (Lc 4,19) anunciado en la Sinagoga de Nazareth?

El viñador tiene esperanza en la higuera, a pesar de su esterilidad constatada, él cree poder ayudarla a cambiar de situación volviéndola fecunda. El cambio será tal que el fruto esperado no será una cuestión casual, sino que será duradero: “fruto en adelante” (13,9).

El año más de paciencia que se le pide al viñador evoca su misericordia. Esta misericordia se hace concreta en el servicio que se le presta a la higuera para que genere vida (13,8).

De la higuera se espera una respuesta

De esta respuesta dependerá su vida en adelante. Por eso llama la atención la manera como se conjuga la misericordia (Dios le da un tiempo más) con la justicia (“Si no da [fruto], la cortas” (13,9). Esto equivale a decir: “El hecho que todavía estés aquí es una oportunidad que Dios te está dando. Él te ha tenido paciencia. Pero no abuses de la misericordia de Dios. Llegará un tiempo en que ya no podrás hacer nada”.

Jesús interpela a todo aquel que está siempre dejando “para mañana” la conversión, el dejar definitivamente un mal hábito, el corregir una conducta dañina. El retraso de la conversión nos coloca en una situación peligrosa. El Señor da un tiempo de espera, y no lo hace de brazos cruzados, Él hace todo lo que puede para que por fin la higuera comience a fructificar. Pero al final, “si no da fruto, se corta” (13,9).

Recordemos la predicación de Juan Bautista: “Dad, pues, frutos dignos de conversión... ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego” (3,8-9).

4. La conversión: un llamado a la vida

Se nota en la parábola un constante llamado a la vida. La vida siempre está amenazada por razones que provienen de la maldad humana (represión militar de Pilato) o la incontrolable naturaleza (el accidente de Siloé). Pero también hay una forma de negación de la vida simbolizada en la esterilidad de la higuera.

La conversión no es simplemente para “no perecer” sino ante todo para que, por la obra de Jesús -el viñador que nos invita a tomar en serio el tiempo de sus cuidados- la fuerza escondida del Reino relance nuestra vida hacia su plenitud, desarrollando todas nuestras potencialidades en la dirección para la cual fuimos creados.

En fin...

El pasaje de hoy nos invita a no aplazar la conversión. La principal motivación es vivir una vida fructífera, es decir, realizar plenamente el objetivo de nuestra existencia desarrollando todas nuestras potencialidades. La invitación del Señor ha resonado, no podemos echarla en saco roto.

5. Leamos el Evangelio con los Padres de la Iglesia

5.1. Ejercer la paciencia de Dios para no hacer juicios precipitados sobre alguien.

“No es lo mismo arrancar una hierba o una flor que matar a una persona. Eres imagen de Dios y le hablas a una imagen de Dios. Tú que juzgas, serás también juzgado (Mt 7,1).

Examina bien a tu hermano, como si debieras ser medido con la misma medida. Atento a no cortar y arrojar lejos de manera temeraria a un miembro de manera incierta, para que los miembros sanos no sufran detrimento.

Reprende, reprueba, exhorta. Tiene la regla de la medicina. Eres discípulo de Cristo manso y benigno, que llevó nuestras enfermedades (Is 53,4).

Si encuentras una primera resistencia, espera con paciencia. A la segunda, no pierdas la esperanza, todavía hay tiempo para la mejoría. Al tercer choque trata de imitar a aquél benévolo agricultor y pídele al Señor que no arranque al higo infructuoso (Lc 13,8), que no sane, que lo encamine, a través de la confesión. Quizás cambiará y dará frutos”.

(San Gregorio Nacianceno, Sermón 32,30)

5.2. Como dice el dicho: “Ni raja ni presta el hacha”. Consecuencias sociales de este evangelio.

“Con gran temor se debe escuchar lo que se dice el árbol que no da fruto: ‘córtalo, para que continuar ocupando terreno?’ (Lc 13,7).
Cada uno, a su manera, si no hace obras buenas, al tiempo que ocupa espacio en la vida presente, es un árbol que ocupa inútilmente el terreno, porque en el puesto donde él está, impide que pueda trabajar otro.

Pero hay algo peor: es que los poderosos de este mundo, si no producen ningún bien, no lo dejan hacer tampoco a aquellos que dependen de ellos, porque su ejemplo ejerce influencia como una sombra que estimula perversidad. Encima hay un árbol infructuoso y debajo la tierra permanece estéril. Los rayos del sol no alcanzan la tierra porque cuando los dependientes de un patrón perverso ven sus malos ejemplos, también ellos, permaneciendo privados de la luz de la verdad, permanecen infructuosos; sofocados por la sombra no reciben el calor del sol y permanecen fríos, sin el calor de Dios.

Ocupa inútilmente el terreno quien le crea dificultades a las mentes de los otros. Ocupa inútilmente el terreno quien no produce buenas obras en el oficio que tiene”.

(San Gregorio Magno, Homilía 31,4)

6. Para cultivar la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón

6.1. ¿De dónde provienen los llamados para que cambiemos de vida?
6.2. ¿Hay algún pecado del cual vengo aplazando continuamente la conversión? ¿Cuándo voy a dar el paso que me hará una persona libre?
6.3. ¿Daría lo mismo convertirse que no convertirse? ¿Qué pasaría si no lo hago?
6.4. ¿Cuál es la principal motivación que el evangelio de hoy me da para que de un paso de conversión? ¿Qué apoyo me ofrece Jesús?
6.5. ¿De qué forma se expresa la misericordia de Dios en este pasaje? ¿Cómo la he experimentado en mi propia vida?

P. Fidel Oñoro, cjm
Centro Bíblico del CELAM

 

LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019

Santa Sede

LECTIO DIVINA PARA EL 24 DE MARZO DE 2019