Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, marzo 25, 2019

LECTIO DIVINA PARA EL 13 DE ENERO DE 2019

LECTIO DIVINA PARA EL 13 DE ENERO DE 2019
El Bautismo del Señor Ciclo C
TEXTO BÍBLICO: Lucas 3, 15-16.21-22

15 Todos se admiraban y querían saber si Juan era el Mesías que esperaban.

16 Pero Juan les respondió: —Yo los bautizo a ustedes con agua. Pero hay alguien que viene después de mí, y que es más poderoso que yo. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. ¡Yo ni siquiera merezco ser su esclavo!

Juan bautiza a Jesús.

21 Cuando Juan terminó de bautizar a todos, Jesús vino y también se bautizó. Mientras Jesús oraba, el cielo se abrió

22 y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma de paloma. Luego se oyó una voz que desde el cielo decía: «Tú eres mi Hijo, a quien quiero mucho. Estoy muy contento contigo.»

TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL.

1 - LECTURA

¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura

Queridos Hermanos:
En la Liturgia de esta celebración contemplamos a Jesús que es bautizado en el Jordán. De entrada puede resultarnos un poco llamativo que el Señor sea bautizado con un bautismo de purificación como el que realizaba Juan. Es llamativo, pero es totalmente real. Una vez más, para cerrar el ciclo de la Navidad, este Domingo también se percibe la solidaridad de Dios con el hombre, con la humanidad pecadora a tal punto que Jesús, que es Dios y no tiene pecado, se pone en el lugar de los pecadores, en la “fila de los pecadores” para señalarnos una vez más cuan cerca nuestro está y qué compromiso asume con nosotros y nuestra historia.

El “bautismo de Jesús” es un relato de triple tradición, es decir que está narrado en los tres evangelios sinópticos: Mt 3,13-17; Mc 1,9-11 y Lc 3,21-22 (el que compartimos este año con el agregado de los versículos 15 y 16).

¿A qué género literario pertenece este relato?

Se trata de una teofanía (teo = Dios; fanía = manifestar): hay una clara manifestación de Jesús como Dios, como el Hijo querido y predilecto del Padre. Los cielos que se abren, la paloma, la voz que viene del cielo… todos signos de que el relato es una teofanía, una manifestación del poder y la centralidad de Dios. Así hay que verlo y abordarlo.

Jesús no necesita una purificación bautismal porque es verdaderamente Dios y no tiene pecado. Sin embargo, como una consecuencia más del misterio de la Encarnación, se somete también a este bautismo donde lo que sucede, como dicen y recuerdan muchos autores de espiritualidad, no son “las aguas” las que santifican a Jesús sino al revés, es Jesús quien santifica “las aguas” que derraman sobre Él.

Así queda de manifiesto la diferencia entre el mero bautismo de purificación (ritual) y el Bautismo Cristiano (verdadero sacramento). En el sacramento recibimos la misma vida trinitaria en nuestro corazón a la vez que se borra en nosotros el pecado original (si es un bebé o un niño pequeño) y también todo pecado actual si es un niño más grande, un joven o un adulto.

Es importante recordar que la palabra bautismo viene de una raíz griega que significa “inmersión” o “sumergirse”. El Bautismo cristiano es una inmersión, un sumergirse en Cristo y en su gracia como espacio de salvación.

Preguntas para la lectura

· ¿Qué dice Juan al compararse con Jesús? ¿Se presenta como una figura al mismo nivel o parece haber diferencias entre uno y otro?
· ¿Con qué bautiza Juan?
· ¿Qué otorga el bautismo de Jesús?
· ¿Dónde predicaba Juan? ¿Asistía mucha o poca gente a la prédica de Juan?
· ¿Qué tenían que hacer los hombres y mujeres antes de ser bautizados por Juan?
· ¿Dónde estaba Jesús? ¿Hacia dónde se dirige?
· ¿Dónde es bautizado Jesús por Juan?
· ¿Qué ocurre cuando Jesús sale del agua?
· ¿Qué se escucha cuando Jesús sale de las aguas?

2 - MEDITACIÓN

¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación

· ¿Soy consciente de la grandeza de Jesús ante la pequeñez de mi vida? ¿Puedo decir con Juan: “ni siquiera merezco ser su esclavo”?

· ¿Qué implica el signo del agua en mi vida? ¿Pureza, limpieza, vida, nueva vida, fuerza que arrastra y quita lo malo?

· ¿Tengo presente que he sido bautizado por Jesús en el Espíritu Santo cuando recibí el Sacramento del Bautismo?

· ¿Qué lugar ocupa el Espíritu Santo hoy en mi vida espiritual?

· ¿Intento convertirme de corazón?

· ¿Confiesas tus pecados cuando te equivocas? ¿Reconoces tus faltas y tus errores ante Dios?

· ¿Buscas acercarte al Sacramento de la Reconciliación para renovar la gracia bautismal en tu corazón?

· ¿Das gracias por la purificación de las aguas que hace Jesús como paso al gran regalo de la vida sacramental en la Iglesia?

· ¿Eres capaz de ver más allá de las apariencias y descubrir en los signos de la vida, la paloma, la apertura del cielo, la predilección del Padre por su Hijo Jesucristo?

.¿“Escucho” la voz de Dios que confirma a un Jesús Mesías, verdadero Dios y verdadero hombre, que viene a salvarme?

3 - ORACIÓN

¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?

Una buena oportunidad para hacer oración con este Evangelio puede ser leer un párrafo de la homilía del Papa Benedicto XVI el 13 de enero de 2008, en el marco de la celebración del Bautismo del Señor:
Este es, queridos hermanos, el misterio del bautismo: Dios ha querido salvarnos yendo él mismo hasta el fondo del abismo de la muerte, con el fin de que todo hombre, incluso el que ha caído tan bajo que ya no ve el cielo, pueda encontrar la mano de Dios a la cual asirse a fin de subir desde las tinieblas y volver a ver la luz para la que ha sido creado. Todos sentimos, todos percibimos interiormente que nuestra existencia es un deseo de vida que invoca una plenitud, una salvación. Esta plenitud de vida se nos da en el bautismo.

4 - CONTEMPLACIÓN

¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?

Para interiorizar este mensaje puede ser muy oportuno hacer una oración con la frase final del relato. Hacernos eco de la voz que viene del Cielo, de la voz del Padre eterno que confirma la misión de su Hijo.
Repetimos entonces serenamente y dejando unos instantes de silencio el final del texto:
«Tú eres mi Hijo, a quien quiero mucho. Estoy muy contento contigo.»

5 - ACCIÓN

¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

Propuesta personal

· Buscar memorizar la fecha del propio Bautismo y recordarla siempre con profunda acción de gracias. No dejar de celebrarla el día correspondiente recordando que es el día del nacimiento a la vida nueva de los Hijos de Dios.

Propuesta comunitaria

· Adquirir grupalmente en tu capilla, comunidad o parroquia, una actitud verdaderamente misionera anunciando y catequizando sobre la importancia del Bautismo como puerta de entrada al mundo sacramental de la fe.

Pbro. Lic. Gabriel Mestre

LECTIO DIVINA PARA EL 13 DE ENERO DE 2019

Santa Sede

LECTIO DIVINA PARA EL 13 DE ENERO DE 2019