Viernes, diciembre 09, 2016

UN DÍA POR LAS MONTAÑAS

UN DÍA POR LAS MONTAÑAS

Un día por las montañas

apareció un peregrino,
apareció un peregrino.
Se fue acercando a las gentes
acariciando a los niños,
acariciando a los niños.

Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy, soy amigo".

Sus manos no empuñan armas,
sus palabras son de vida,
sus palabras son de vida.
Y llora con los que lloran
y comparte la alegría,
y comparte la alegría.

Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy, soy amigo".

Reparte el pan con los hombres,
a nadie niega su vino,
a nadie niega su vino.
Y está junto a los que buscan,
y consuela a los mendigos,
y consuela a los mendigos.

Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy, soy amigo".

Y los hombres que lo vieron
contaban a sus vecinos,
contaban a sus vecinos.
"Hay un hombre por las calles
que quiere ser nuestro amigo,
que quiere ser nuestro amigo.
Hay un hombre por las calles
que lleva la paz consigo,
que lleva la paz consigo".

Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy".
Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy".
Iba diciendo por los caminos:
"amigo soy".