Sábado, diciembre 10, 2016

SOCIEDAD

Sociedad.

  1. f. Reunión mayor o menor de personas, familias, pueblos o naciones.
  2. f. Agrupación natural o pactada de personas, que constituyen unidad distinta de cada uno de sus individuos, con el fin de cumplir, mediante la mutua cooperación, todos o alguno de los fines de la vida.

Mosaico Humano

El mundo está habitado por unos siete mil millones de personas que forman grupos muy variados y construyen lo que llamamos sociedad. En un nivel están las sociedades locales de los diversos países, pero en el nivel más amplio está la sociedad mundial. ¿Por qué se establecen estas organizaciones? Por un lado está el instinto que invita a los individuos a unirse para ser más fuertes mediante la cooperación.

Ese fenómeno existe en el reino animal con ejemplos entre los insectos (las hormigas y las abejas son casos increíbles) y entre los animales más grandes, como los lobos y sus poderosas manadas.
En el caso de los seres humanos ese deseo natural de reunirse se enriquece con el razonamiento que revela las ventajas de agruparnos para vivir mejor en el mundo. Nos mantenemos unidos por diversos factores: estamos situados en un mismo espacio (el territorio nacional), compartimos fines o propósitos semejantes (por ejemplo, tener seguridad, alimentos y buena calidad de vida), mostramos conductas y valores similares (como la empatía o la civilidad) y compartimos una cultura construida por las generaciones anteriores: el idioma que hablamos, los alimentos que comemos, etcétera. Con todos esos elementos damos forma a una comunidad donde cada quien tiene una tarea.

 Sociedad

El valor de la sociedad

Reflexiona: “Si tú estás bien, yo estoy bien”

Pertenecer a una sociedad significa respetar una serie de obligaciones. Algunas están escritas por la ley de cada país, por ejemplo, el respeto de la vida y la propiedad ajena; otras no están escritas en las leyes, pero forman parte del trato diario, como la cortesía con los mayores o el deber de ayudar a alguien que necesita nuestro apoyo. A cambio contamos con derechos básicos, como alimentación y servicios de salud, así como las ventajas de las buenas costumbres. Mantenernos en ese orden y perfeccionarlo es nuestra aportación diaria para que la sociedad sea más fuerte y feliz. ¡Tú, a tu edad, ya tienes derechos y obligaciones! La sociedad es como una gran familia, donde el bienestar de cada uno depende del bienestar de los demás.
Las sociedades viven una constante transformación y exigen nuevas actitudes de nuestra parte. Hoy, por ejemplo, estamos en una sociedad que le da al dinero mayor importancia que a todos los demás valores y donde hay, además, gente muy rica y gente muy pobre, alejada de la sociedad y sus beneficios. La actitud que exige es buscar que se respeten valores diferentes al dinero y la riqueza se reparta con justicia. En un aspecto positivo, nuestra sociedad se enriquece con la presencia y las ideas de personas procedentes de grupos muy diversos con otros valores y características físicas que nos dan oportunidad de ejercer nuestra tolerancia. Piensa que tu eres el gran responsable: con cada acción estás construyendo la sociedad donde te gustaría vivir.

Mini-relato: La lucha de Doña Benita.

A lo largo de la historia han existido personas dedicadas a corregir las injusticias sociales. Una de ellas fue la mexicana Benita Galeana (1907-1995). Tras vivir de niña en extrema pobreza, era vendedora ambulante y aprendió a leer a los veinte años. Se dedicó a promover los derechos de los trabajadores y, en especial, a defender a las desprotegidas mujeres obreras. Fue detenida y golpeada en casi sesenta ocasiones, pero al final de su vida su esfuerzo alcanzó logros y reconocimientos.

Problemas para pensar.

Muchos aspectos de la sociedad funcionan bien y permiten que la comunidad avance. Sin embargo, las sociedades también sufren problemas graves, presentes en casi todos los países del mundo, como delincuencia, drogadicción, discriminación, pobreza extrema y terrorismo. Es importante que aprendas a pensar en ellos como una parte del mundo donde vivimos, que exige tu acción.
Con la ayuda de enciclopedias y diccionarios, investiguen tú y tus compañeros en qué consiste cada problema y pide a tus maestros que te lo expliquen. Una vez que den ese paso dividan los temas por equipos. Cada equipo tendrá que investigar si ese problema social existe o no en México (la forma más sencilla de hacerlo es leer los periódicos de una semana), dar ejemplos y exponer la situación al grupo. Después de la exposición todos los alumnos deben proponer formas colectivas de resolver los problemas. Piensa también cuál puede ser tu acción personal para combatirlos. Esa reflexión ocupa a muchos de los pensadores más importantes del presente.

Lo que dice la gente

“La sociedad es una red de ayuda.”
Jaime Ruiz, profesor de Ciencias Sociales, 29 años.

“En la sociedad todos ponemos nuestro granito de harina.”
Gina Campos, ama de casa, 45 años.

“Para estar bien todos tenemos que aprender a vivir en sociedad.”
José Ramón Esquivel, estudiante de primero de secundaria, 11 años.

La sociedad en símbolos

La forma más común de representarla es a través de varias figuras humanas, unidas entre sí. Generalmente están tomadas de las manos, creando una verdadera red de hombres y mujeres. En otras ocasiones se simboliza simplemente como una multitud de personas con diferentes características.

Lo que dicen los libros

“La sociedad es un contrato en el que los hombres unen sus esfuerzos para alcanzar juntos la ciencia, el arte, la virtud y todas las perfecciones posibles. Los fines de esa cooperación, sin embargo, no se obtienen en unas cuantas generaciones, sino en muchas. De esta forma, la sociedad es un programa de trabajo entre todas las personas que viven pero en el que también intervienen las personas muertas y todas aquellas que apenas van a nacer.”

—Edmund Burke

Un laboratorio para la sociedad.Bienestar Familiar

Entre las principales fallas de la sociedad está desproteger a todos sus miembros. Uno de los ejemplos más tristes es el de los “niños de la calle”, pequeños que carecen de casa y familia y viven en las banquetas. Se calcula que en el mundo hay cien millones de ellos. Hay que ayudarlos. Lo mejor es trabajar en grupo, con tus compañeros, tus mayores y las autoridades.

Investiguen datos sobre los niños de la calle en  y ubiquen los grupos cercanos a su comunidad.

Visítenlos y conversen con ellos. Apóyenlos en sus necesidades inmediatas, como alimentos, ropa o atención médica.

Sociedad

Fuente: www.valores.com.mx