Jueves, diciembre 08, 2016

REFLEXIÓN PARA EL PRIMERO DE ENERO

La religión católica, que encierra en sí tantos tesoros del sentimiento, que es el depósito más abundante de belleza poética, de una hermosa sencillez y de una inefable sublimidad,

nunca nos da a conocer mejor sus portentosas cualidades, que cuando despliega ante nosotros la majestad y ternura de su culto.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)