Domingo, diciembre 11, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 9 DE FEBRERO

El último fin de nuestros actos es Dios; mas así como una saeta para llegar al blanco, atraviesa una línea de puntos, de los cuales cada uno es un fin para el que le antecede y un medio para el que le sigue, así también para llegar a Dios,

hemos de alcanzar una serie de bienes, de los cuales cada uno es medio para el que le sigue y fin para el que le antecede.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)