Viernes, diciembre 02, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 8 DE DICIEMBRE

La más hermosa corona que puede ceñir las sienes de un Prelado, es la de espinas

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)