Domingo, diciembre 04, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 7 DE ENERO

Las riquezas para un cristiano, no pueden constituir jamás su fin último, ni su felicidad suprema sino únicamente un medio destinado a conseguir este fin y esta felicidad; pues el orden material con todas sus riquezas no existe sino por el espiritual.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)