Jueves, diciembre 08, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 22 DE ENERO

La Virgen Santísima elige a su agrado las almas que le placen y cuando éstas cooperan fielmente a las gracias que esta bondadosísima Madre les alcanza del Señor, la obra de la santificación, en ellas va creciendo y desarrollándose como el germen de un árbol elevado y frondoso.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)