Viernes, diciembre 09, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 18 DE FEBRERO

La simple negación es pura ignorancia, puro defecto del entendimiento; la negación obstinada de la verdad, hecha por la voluntad, a sabiendas de la inteligencia, es defecto de la voluntad, y por consiguiente un vicio: el cual se llama orgullo, o más propiamente, soberbia.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)