Martes, diciembre 06, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 14 DE MARZO

PUEDES SER UN CONSTRUCTOR DE LA PAZ

Además de orar por la paz, hazla, paciente, con amor y perdón de corazón.

No le pidas la paz al adversario que te ataca.

Haz posible las paces con él, respondiendo a sus agresiones con un silencio prudente y manifestándole buena voluntad.

No impongas la paz, porque la que logres así, no será una paz auténtica.

Gesta la paz con actitudes de justicia y demostraciones de comprensión, con profundo respeto a cada persona y prestando servicios generosos.

Siembra la mejor semilla de la paz reconociendo los derechos humanos, de manera efectiva, a cada persona.

La paz anida en tu corazón.
Despliega sus alas de justicia y amor para que vuele a dar alegría a otros.

Tiberio López Fernández