Jueves, diciembre 08, 2016

REFLEXIÓN PARA EL 10 DE ENERO

Nadie emplea mejor sus riquezas que el que se sirve de ellas para conseguir su perfeccionamiento intelectual y moral, y de esta manera lograr más fácilmente su fin último.

P. Julio Matovelle (Fundador de Misioneros Oblatos)