Jueves, diciembre 08, 2016

REEMPLAZO DE RODILLA EN EL ADULTO MAYOR

REMPLAZO DE RODILLA EN EL ADULTO MAYOR
 

REMPLAZO DE RODILLA EN EL ADULTO MAYOR

La rodilla es la mayor articulación del cuerpo humano, se requiere una función normal para realizar la mayoría de actividades de la vida diaria. Está formada por el tercio distal del fémur, tercio proximal de la tibia y la rótula. La superficie de los tres componentes está recubierta por cartílago y trabajan de forma armónica. La artrosis es frecuentemente causa de discapacidad, provoca dolor crónico y limitación funcional, disminuyendo la calidad de vida.

rodilla

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis es un problema en el cartílago de las articulaciones.
Con el tiempo, el cartílago se rompe hasta que los huesos, que antes se encontraban separados por el cartílago, se frotan entre sí. Esto causa daño al tejido y al hueso. Los síntomas de la osteoartritis incluyen dolor articular, rigidez después de la inactividad y movimiento limitado.
La artroplastia total ya sea de cadera o rodilla en cuanto a que son las articulaciones más prevalentemente sustituidas, constituye un alivio eficaz y duradero para aquellos pacientes aquejados de artrosis en un estadio avanzado. Debido a la mayor longevidad de nuestros mayores y a que cada vez llegan en mejores condiciones a la última etapa de su vida, el porcentaje de pacientes mayores de 80 años e incluso de 90 va en aumento cada día. Esto hará que también se incrementará el número de personas que se conviertan en candidatos para un reemplazo articular total.
Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), se considera al paciente anciano aquél mayor de 65 años, sin embargo, clasifica en tres grupos en función de la edad: entre 65-74 años, 75-84 años y por encima de 85 años, siendo éste definido como paciente muy anciano. El segmento de población que más va a ver incrementado su número en los próximos años es éste último.  En la actualidad, el 14.2 por 10.000 personas de edad comprendida entre 80 y 84 años, requerirá una artroplastia; el 9,7 de cada 10.000 entre 85 y 89 años y el 4.9 por cada 10.000 personas de más de 90 años precisará una artroplastia total de sustitución. Estas cifras van a incrementarse en el futuro con toda seguridad, con crecimiento que se espera sea exponencial para artroplastia de rodilla y menor de cadera, tanto primaria como cirugías de revisión.
La cirugía ortopédica constituye la mayor parte de los procedimientos de cirugía electiva que se realizan a la población anciana. Se trata de una cirugía encaminada a mejorar la calidad de vida, eliminando el dolor o recuperando la función perdida. Se considera una de las cirugías más exitosas y seguras, y no existe actualmente límite de edad, “per se”, para la indicación quirúrgica.

SUS BENEFICIOS

Es conocida la seguridad y la efectividad de la artroplastia en cuanto al alivio del dolor y la mejora en la calidad de vida de estos pacientes. Sin embargo, hay muy pocos estudios que comenten las complicaciones relacionadas con este grupo de edad, si son coste-efectivas, la evolución funcional o la esperanza de vida tras la cirugía.
La indicación para la realización de una prótesis electiva o un recambio de una prótesis en pacientes de esta edad debe responder a las siguientes cuestiones:

  1. ¿Se puede mejorar la calidad de vida del paciente anciano o muy anciano que acude a nuestra consulta? ¿Qué actividades de la vida diaria realiza el paciente y cuales debería o le gustaría hacer?
    Debemos recordar que las patologías degenerativas de cadera y rodilla son causa de sintomatología invalidante en el 20% de la población mayor de 55 años, llegando a provocar una gran discapacidad en la cuarta parte de ellos.
  2. ¿Cuáles de las limitaciones funcionales del paciente son reversibles con una operación? Antes de fijar la indicación quirúrgica se han debido agotar todas las medidas conservadoras como las higiénico-dietéticas, medicación oral e intrarticular y tratamiento rehabilitador.
  3. ¿Qué entorno y soporte familiar tendrá el paciente al alta?
    Valorar las posibles causas que puedan demorar el alta de estos pacientes de forma no justificada.
  4. ¿Cuáles son las complicaciones médicas y quirúrgicas inherentes a estos procedimientos y la relación coste-beneficio?

CLASES DE LESIONES ARTICULARES DE LA RODILLA.

  1. ARTROSIS PRIMARIA:
    Enfermedad degenerativa de progresión lenta, en la que se deteriora gradualmente el cartílago articular por desgaste, provocando dolor y limitación de la función de la rodilla. En ocasiones tiene relación con deformidades constitucionales de la rodilla. Afecta a pacientes de mediana edad o de edad avanzada.
  2. ARTROSIS POSTRAUMÁTICA:
    Degeneración del cartílago articular que puede presentarse después de una grave lesión accidental de la rodilla; fractura, lesión meniscal o lesión ligamentosa.
  3. ARTRITIS REUMATOIDEA:
    Enfermedad inflamatoria reumática que destruye el cartílago articular.
    Generalmente afecta ambas rodillas y otras articulaciones
  4. TENER EN CUENTA
    En los últimos tiempos se ha incrementado la confianza en los implantes de última generación, en los procedimientos mínimamente agresivos, y si añadimos el aumento de la esperanza de vida de los pacientes, hace que los más longevos reclamen estas técnicas para aliviar su dolor. Sin embargo, la mejoría funcional, el rango de movilidad, la estabilidad de la prótesis y el grado de satisfacción puede ser menos importante en este grupo de edad que en otro grupo más joven porque su situación basal y la función previa pueden ser peores.

Muchos traumatólogos son reticentes a operar a este grupo de edad por las complicaciones potenciales que ello acarrea. El especialista deberá analizar y discutir con el paciente y con sus familiares las indicaciones y las contraindicaciones, absolutas y relativas, de la artroplastia total de cadera y rodilla primaria en el paciente muy anciano (>85 años) o de los casos de revisión; también la morbilidad y mortalidad. Es prioritario, en estos casos, conocer el apoyo familiar o institucional en el momento del alta y en el periodo de recuperación.

¿Qué es la cirugía de reemplazo de rodilla?

La cirugía de reemplazo de rodilla podría utilizarse cuando hay dolor de rodilla y discapacidad a causa de un daño que puede observarse en las radiografías.
El cirujano cubre los extremos del hueso del muslo y del hueso de la parte inferior de la pierna dañados y, por lo general, la rótula, con superficies artificiales (fabricadas por el hombre) que se alinean con metal y plástico. Las piezas artificiales se unen a los huesos con cemento.
Por lo general, la rehabilitación es intensa después de la cirugía. La mayoría de las personas empiezan a caminar con un andador o con muletas el día después de la cirugía y empiezan a recibir fisioterapia de inmediato. Es posible que su médico le aconseje montar una bicicleta fija para fortalecer los músculos de la pierna y mejorar la flexibilidad de la rodilla. La rehabilitación durará varias semanas, pero usted debería poder empezar a caminar, subir escaleras, sentarse y pararse de la silla y hacer otras actividades cotidianas en el término de algunos días.
La cirugía es sólo para las personas con osteoartritis grave que no consiguen aliviar el dolor con medicamentos, tratamiento en el hogar u otros métodos y que han perdido una gran cantidad de cartílago. La cirugía alivia el dolor intenso e incapacitante, y es posible que restablezca la capacidad de la rodilla para funcionar en forma adecuada.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de reemplazo de rodilla?

La mayoría de las personas tienen mucho menos dolor después de la cirugía de reemplazo de rodilla y pueden regresar a muchas de sus actividades. Pero al igual que ocurre con cualquier cirugía, existen algunos riesgos, que incluyen:

 ¿Por qué su médico podría recomendarle una cirugía de reemplazo de rodilla?

Su médico podría recomendarle un reemplazo de rodilla si usted: tiene un dolor por artritis muy fuerte, y otros tratamientos no le han ayudado.
Ha perdido una gran cantidad de cartílago.
No tiene problemas de salud que harían que la cirugía sea peligrosa para usted.

SINTOMAS

Por ejemplo:
Por las mañanas al levantarse, aumenta después de actividades como caminar prolongadamente, subir y bajar escaleras, agacharse, etc. Los cambios ambientales (frío y humedad), pueden aumentar el dolor.

Puntos clave para recordar

La decisión que usted y su médico tomen dependerá de su edad, su salud, su nivel de actividad y la cantidad de dolor y la discapacidad que usted tiene.
La mayoría de las personas se realizan un reemplazo de rodilla sólo cuando ya no pueden controlar el dolor de la artritis con medicamentos y otros tratamientos y cuando el dolor interfiere demasiado en sus vidas.
La rehabilitación después del reemplazo de rodilla requiere hacer ejercicio todos los días durante varias semanas.
La mayoría de los reemplazos de rodilla duran, al menos, 15 años. Algunas personas necesitan realizarse nuevamente un reemplazo de rodilla.