Misioneros Oblatos o.cc.ss
Domingo, Abril 23, 2017

PARKINSON EN EL ADULTO MAYOR

PARKINSON EN EL ADULTO MAYOR

PARKINSON EN EL ADULTO MAYOR

Es una enfermedad del sistema nervioso central y se caracteriza por ser un padecimiento crónico degenerativo. A pesar de que aún no es posible la cura, en las últimas décadas se han hecho avances fundamentales en el esclarecimiento de las relaciones fisiopatológicas así como en la terapia de la enfermedad de Parkinson.

Anualmente se diagnostica la enfermedad de Parkinson a unos 50,000 norteamericanos, con más de medio millón de norteamericanos afectados en cualquier momento. Es casi imposible obtener un recuento exacto del número de casos porque muchas personas en las etapas iniciales de la enfermedad consideran que sus síntomas son el resultado del envejecimiento normal y no buscan ayuda de un médico.

SINTOMAS

Estos tres síntomas provocan inexpresividad facial, dificultad para caminar (arrastrando los pies, inestabilidad y lentitud al iniciar la marcha), disfonías, trastornos en la escritura y dificultad para levantarse. Además, los signos de afectación autonómica pueden ser importantes, como aumento de salivación, sofocos y aumento de la secreción sebácea.

La enfermedad es tanto crónica, lo que significa que persiste por un largo periodo de tiempo, como progresiva, que significa que sus síntomas empeoran con el tiempo. No es contagiosa ni usualmente se hereda - es decir, no pasa directamente de un miembro de la familia o de una generación a la siguiente.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson ocurre cuando algunas células nerviosas, o neuronas, en un área del cerebro conocida como sustancia nigra, mueren o sufren deterioro. Normalmente, estas neuronas producen un producto químico cerebral importante conocido como dopamina. La dopamina es un mensajero químico responsable de transmitir las señales entre la sustancia nigra y la siguiente "estación relevadora" del cerebro, el cuerpo estriado, para producir actividad muscular fluída y con un propósito.

La pérdida de dopamina hace que las células nerviosas del estriado actúen sin control, dejando al paciente incapaz de dirigir o controlar sus movimientos de forma normal. Los estudios han demostrado que los pacientes de Parkinson tienen una pérdida del 80% o más de las células productoras de dopamina en la sustancia nigra. La causa de esta muerte o deterioro celular se desconoce, pero resultados significativos obtenidos por científicos de investigación continúan produciendo pistas nuevas y sumamente interesantes de la enfermedad.

Algunos científicos han sugerido que la enfermedad de Parkinson puede ocurrir cuando una toxina externa o interna destruye selectivamente las neuronas dopaminérgicas. Un factor de riesgo ambiental tal como la exposición a pesticidas, o una toxina en el suministro de alimentos, es un ejemplo de la clase de desencadenante externo que pudiera hipotéticamente ocasionar la enfermedad de Parkinson.

La teoría se basa en el hecho de que hay cierto número de toxinas, tales como 1-metil-4-fenil-1,2,3,6,-tetrahidropiridina (MPTP) y medicamentos neurolépticos, que se saben inducen síntomas de Parkinson en los seres humanos. Sin embargo, hasta la fecha, ninguna investigación ha proporcionado prueba definitiva de que una toxina sea la causa de la enfermedad.

¿A quién afecta la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson se manifiesta generalmente a partir de los 50 años de edad, aumentando el factor de riesgo a medida que avanza la edad. El riesgo aumenta en forma exponencial después de los 65 años , de manera que alrededor de un 3% de la población total y 3% de las personas mayores de 65 años sufren del síndrome de Parkinson idiopático. Se puede decir que afecta a ambos sexos por igual.

¿Cómo se trata la enfermedad de Parkinson?

En la actualidad, no hay cura para la enfermedad de Parkinson, la terapia de Parkinson es un tratamiento orientado a los síntomas, buscando en primer plano la sustitución de la falta estriatal de dopamina. En una fase inicial de la enfermedad se debe prestar especial atención en elegir una estrategia terapéutica neuroprotectora.

Sugerencias para la realización de la higiene diaria

Para vestirse puede ser de utilidad saber...

¿COMO ACTUAR EN LA HORA DE LAS COMIDAS?

Para mejorar la dificultad a la hora de comer:

Acumulación de saliva:

Estreñimiento

Es un problema común en muchos pacientes con Parkinson. A veces debido a que comen poco y beben poca agua. También es fruto de la medicación.
No es necesario defecar diariamente y es suficiente hacerlo cada dos o tres días.
Se pueden tomar varias medidas:

Dificultad para caminar

Para superar el bloqueo:

Para evitar la festinación (pasos cortos, rápidos y confusos):

Para girar:

Para ejercitar la marcha puede ser útil marcar una distancia de 6 a 10m. lineales, señalando las líneas de salida y llegada. Contar el nº de pasos que debe hacer del principio al final. Contar en voz alta: Grandes pasos:

Mejorar la estabilidad, aumentando la base de sustentación y apoyando primero el talón: Intentar andar la misma distancia con menos pasos y más largos.

El movimiento del brazo tiene que ser opuesto al de la pierna: el brazo derecho, se mueve con la pierna izquierda y viceversa: Balanceo de los brazos: balancear libremente los brazos al caminar.

Puede ejercitarse mediante la colocación de obstáculos: Elevación de la rodilla.

Durante la marcha, el peso del cuerpo debe pasar de una pierna a la otra., ejercitando marchas a 4 tiempos asociando los movimientos de brazos y piernas.: Distribución del peso del cuerpo. (Las personas que no puedan hacer estos ejercicios de pie, lo harán sentados en un taburete. Incluso en las fases más avanzadas, siempre podrán beneficiarse de los ejercicios, aunque sea de manera pasiva)

Dificultad ante otros movimientos

ANTE EL TEMBLOR

MOVERSE EN LA CAMA

Para girarse mejor en la cama:

Para levantarse:

Para acostarse:

Mejorar la comunicación verbal:

CON FAMILIARES Y AMIGOS

¿DE QUÉ MANERA SE SUGIERE MANTENER ORGANIZACION EN LA CASA?

DORMITORIO

COCINA

PARKINSON EN EL ADULTO MAYOR

Documento avalado por: Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736