Miércoles, diciembre 07, 2016

PARA EL FIN DE SEMANA: MARZO 13 DE 2104.

“Señor llévanos a la montaña. Necesitamos fuerza y fe”

Mis queridos amigos de santa Teresita, de san José, del Carmen de La Habana, del Carmelo de Quito y de tantas partes del mundo. Un abrazo con los mejores deseos de paz y bien en el Señor Jesús que está dispuesto a confortarnos siempre en los momentos de tristeza y desesperanza.

Este fin de semana pidámosle al Señor que también a nosotros nos invite a subir a la montaña, a ese lugar dónde habitualmente Él se encontraba con el Pueblo; subir a ese lugar tranquilo de paz y de Gloria, a ese lugar de manifestación y alianza. Que nos invite a subir a la montaña: lugar en el que descubrimos que a pesar del dolor, de la incertidumbre, de la duda, del sufrimiento, Él sigue comprometido con nuestra causa y con el proyecto de amor y de liberación.

Digámosle a Dios que necesitamos fuerza, que necesitamos luz, que necesitamos fe. Que muchas veces lo inmediato nos agobia de tal manera que nos hace dudar y nos quita toda la paz. Que los problemas nos ahogan de tal manera que se nos olvida enfrentarlos con la sabiduría de quien en la prudencia saber esperar. Que nos sentimos perdidos, como ovejas sin pastor; que estamos andado más en la busqueda del milagro, de saciar el hambre y la sed, que de la propia vida y del pan que perdura hasta la vida eterna.

Tal vez para muchos lo que significaba el mundo, lo que los sostenía, lo que era motivo de lucha y de entrega, lo que era esperanza y alegría se ha derrumbado y ya nada se quiere, nada se busca y el mañana se volvió incierto y el presente un castigo, un dolor, una pena.
Jesús necesitamos que como a Juan, a Pedro y a Santiago nos invites también a nosotros a la montaña. Necesitamos que nos inyectes la vida de fe y nos muestres que hay razones para seguir creyendo y luchando. Necesitamos Señor saber que en la muerte está la resurrección; que sepamos que en el dolor hay esperanza. Que tengamos claro que de la montaña hay que bajar para seguir luchando y dando lo mejor. Danos la fuerza que necesitamos.

Señor que nosotros seamos capaces de entender que también el dolor, la pasión son caminos para llegar a la resurrección. Que necesitamos tener muy claro quiénes somos y lo que pretendemos para que el dolor aunque nos duela no acabe con los sueños de hacer el bien y que tampoco la indiferencia o la crítica o la persecución sean obstáculos para que la verdad resplandezca así sea en el momento mismo de asumir la muerte como culminación de un proceso de amor.

El domingo nos encontraremos con el texto de la Transfiguración del Señor (Mt 17, 1-9). El Hijo conforta, en sus discípulos a la comunidad, le da una prueba de quién es él, de su ser de Dios. Y el Padre nos exhorta a seguir caminando, a escuchar a su Hijo amado. Es la Palabra de Dios la que debemos seguir escuchando. Esa Palabra hecha carne que nos invita de nuevo a la fe, a la confianza y al compromiso con el mundo. Salgamos de los miedos, subamos a la montaña y encontremos con Dios que sigue llenado nuestra vida de razones para la entrega y no en la cómoda posición de quien se sienta a caminar sino en la incomodidad de quien caminando abre caminos y entrega vida.

Con mi bendición:

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd