Lunes, diciembre 05, 2016

ORACIÓN DEL BIBLIOTECARIO

ORACIÓN DEL BIBLIOTECARIO

Señor, yo te agradezco:

Por la alegría de dar a conocer a los niños:

El Principito, Alicia, Heidi, Oliver Twist, Don Quijote, Ben-hur y tantos otros personajes del mundo de los libros.

Por el privilegio de proporcionar a la juventud, libros que explican el misterio de la vida, las maravillas del universo,  los secretos de una profesión.

Por la honra de prestar libros a los ancianos en el crepúsculo de la vida, ayudándolos así a enfrentar con mayor serenidad y paciencia, el cansancio, la enfermedad, el silencio y la infinita espera del fin.

Por la excitación en el vórtice de la información donde,  constantemente montones de hechos son seleccionados,  enumerados y presentados a interminables filas de niños, jóvenes y adultos  sedientos de Verdad.

Por el placer de conversar con romancistas, poetas, historiadores, educadores, periodistas y muchos otros cuyos escritos abren ventanas para el mundo.

Por la paz que disfruto, sentado con otros en una enorme sala de lectura, con estantes y mesas transbordado de publicaciones sobre todos los asuntos concebibles.

Por la emoción de escudriñar una enciclopedia, un atlas, o un estante de diccionarios que  condensan el esmerado trabajo de muchos cerebros.

Por la oportunidad de tomar conocimiento  de incontables ejemplos del delicado arte de la impresión, ilustración y encuadernación.

Pero a pesar de todo eso, ¡oh Dios! yo te agradezco por la dádiva de la luz de los ojos y por la voluntad de cultivar el más disfrutable y simple de todos los placeres -LA LECTURA-  a través de la cual diariamente alcanzamos victorias sobre la ignorancia, en la constante búsqueda de un mayor CONOCIMIENTO.

Amén