Misioneros Oblatos o.cc.ss
Domingo, Febrero 26, 2017

NUESTRA SEÑORA DE SILUVA

NUESTRA SEÑORA DE SILUVA
Lituania, Europa

NUESTRA SEÑORA DE SILUVA

Lituania es la hija más joven de la Iglesia.

En 1251 Lituania se convirtió en la última nación europea en aceptar el cristianismo y entrar en la Iglesia católica. Lituania estuvo muy cerca de perder su fe católica pero en 1608, cuando dominaba en la nación el protestantismo, un milagro ocurrió en la pequeña aldea de Siluva que restauró la fe de la nación a la Iglesia católica.

Doscientos cincuenta años antes de Lourdes y de Fátima la Virgen María apareció en la aldea de Siluva, Lituania.

La historia de nuestra señora de Siluva comenzó realmente en 1457, cuando Peter Giedgaudas, diplomático para Vytautas el grande, construyó la primera iglesia en el área y dio la tierra a la iglesia católica. En uno de sus muchos recorridos fue a Roma y obtuvo una pintura magnífica de la Virgen María que sostenía al niño Jesús. Trajo la pintura a Lituania y la puso en el santuario de la nueva iglesia en Siluva. Por varias generaciones los fieles adoraron a Dios y honraron a la madre María en su pequeña iglesia.

Controversia calvinista

Cuando el norte de Europa fue cayendo en el protestantismo, ni siquiera la pequeña aldea escapó el impacto. En 1532, el gobernador local se hizo calvinista al igual que mucha de la nobleza y los intelectuales. Los católicos de Siluva estaban desamparados. Las autoridades querían confiscar las tierras de la iglesia y dárselas a los calvinistas.

El sacerdote de la parroquia oculta la preciada pintura

El Padre Juan Holubka, sacerdote de la parroquia de la iglesia de Siluva, escuchando lo que sucedía, construyó una caja, envolvió cuidadosamente la pintura de la Virgen María, las vestiduras litúrgicas y los documentos que probaron que Vytautas el grande había dado la tierra a la iglesia católica y los puso en la caja. Después selló la caja y la enterró cerca de una roca grande. Su acción fue de verdad inspirada porque un corto tiempo después las autoridades tomaron la iglesia. Parecía como si la fe católica hubiera acabado en la aldea de Siluva.

Dios interviene milagrosamente

Pasados ochenta años, los fieles católicos, sin pastor y sin guía habían desapareciendo gradualmente. Solamente algunos de los más viejos recordaban que había habido una iglesia católica en su aldea. Los niños crecieron en el credo del calvinista.

Repentinamente, con una aparición de la Virgen María, Dios intervino milagrosamente. Esta aparición fue reconocida por un decreto Papal publicado por Pío VI el 17 de agosto de 1775. La característica más notable es el hecho de que el milagro ocurrió a personas que no eran católicas.

En el verano de 1608, unos pastorcitos, mientras tendían sus ovejas cerca de la aldea de Siluva, ven a una mujer hermosa. Jugaban cerca de una gran roca, cerca de una zona forestada. Repentinamente uno después del otro quedaron quietos, mirando fijamente en la dirección de la roca. En el silencio, podían oír un llanto fuerte. Entonces los niños vieron una mujer joven hermosa que estaba parada en la roca y que sostenía a un bebé en los brazos. Ella lloraba amargamente. Su pena abrumadora era evidente. Ella no habló, pero les miró con gran tristeza, como si su corazón se rompiese. Tan profusas eran las lágrimas que rodaban por sus mejillas y salpicaban sobre la roca.  La mujer vestía un traje azul y blanco, diferente de cualquier vestido conocido por los niños. Su pelo largo, marrón claro caía suavemente sobre sus hombros. Una luz extraña rodeaba a la mujer y al niño.

Un niño corre al pastor calvinista

Tan asombrados estaban los niños que no podrían hablar. Permanecían parados mirando fijamente. El asombro pronto dio paso al miedo cuando desapareció la mujer con su bebé tan misteriosamente como había aparecido. Entonces todos comenzaron a hablar excitados sobre lo que habían visto. Uno de los muchachos fue a la aldea para decirle al pastor calvinista. Le dijeron que parase de hacer un cuento tan fantástico y que se fuera de nuevo a los campos.

Los niños dicen a sus padres

Cuando los niños volvieron a casa por la tarde, relataron a sus padres y vecinos sobre la mujer que llora. La noticia se propagó rápidamente a través de la pequeña aldea y a la mañana siguiente la mayoría del pueblo estaba congregado alrededor de la roca. Algunos se burlaban en alta voz, pero otros estaban impresionados por los niños que con insistencia y llantos aseguraban decir la verdad. Esto fue probado porque, si preguntaban a los niños por separado o juntos, cada uno contaba la misma historia con exactitud hasta el detalle más pequeño.

La Virgen se aparece al pueblo y al pastor calvinista

Enterado de que la muchedumbre había ido al lugar de las apariciones, el pastor se alarmó de la ingenuidad de su gente al creer lo que él consideraba una "superstición romana". El advirtió que éste era el trabajo de Satanás para llevarse a la gente. Mientras que el pastor calvinista se detuvo brevemente para recuperar su respiración, un sonido desgarrador de llanto fue oído. Todos los ojos dieron vuelta a la roca, y allí, parada en su medio, estaba la señora que lloraba con el bebé en brazos, tal como los niños la habían descrito. La gente estaba estupefacta. El pastor no podía sino también mirar fijamente. La cara de la mujer reflejaba un dolor profundo y sus mejillas estaban llenas de lágrimas. Finalmente el pastor recuperó su calma y le preguntó, "¿por qué llora usted?" En una voz llena de dolor, ella contestó, "había una época en que mi amado hijo era adorado por mi pueblo en este mismo lugar. Pero ahora han dado este suelo sagrado al arado, a la siembra y a los animales de pasto" Sin otra palabra, ella desapareció.

La Gente regresa a la fe

La creencia que la madre de Dios había aparecido en persona para regañarlos por su negligencia hacia la fe católica creció rápidamente entre la gente. La mayoría de ella prestó atención a su mensaje y comenzó a volver a la iglesia verdadera fundada por su hijo divino, Jesucristo. Tan completo fue este retorno que una década más tarde, en la fiesta de la Natividad de la Virgen María, más de 11.000 personas recibió la comunión durante una misa ofrecida en el lugar de las apariciones.

Milagro

Grande fue el milagro de la madre del Dios en la aldea de Siluva, donde no había habido iglesia, ni sacerdote, ni misa, por casi ochenta años. El obispo designó al sacerdote Juan Kazakevicius para investigar el fenómeno y cuestionar a todos los testigos a los acontecimientos.

Un ciego recupera la vista

Como en muchas apariciones de la madre de Dios, en Siluva también hubo una imagen asociada con el milagro. Un hombre ciego, con más de 100 años de edad, vivía en una aldea cercana. Supo de las apariciones y recordó que, unos ochenta años atrás, él había ayudado al padre Holubka a enterrar un cofre con los tesoros de la iglesia junto a una gran roca. Los aldeanos lo condujeron al campo de las apariciones a ver si él podría ayudar a localizar el lugar en donde los tesoros fueron enterrados. Tan pronto llegó al lugar su vista fue restaurada milagrosamente. Cayendo de rodillas con alegría y gratitud, él señaló el punto exacto donde el cofre había sido enterrado.

El hallazgo del tesoro

El cofre fue cavado de la tierra y dentro encontraron, preservada perfectamente, una pintura grande de la Madonna con el niño, varios cálices del oro, vestiduras, títulos de la iglesia, y otros documentos. La pintura fue puesta permanentemente en la Basílica de la Natividad de la Virgen María donde sigue siendo venerada como la imagen milagrosa de Siluva.

Los milagros continúan

A través de los años, se han registrado muchos milagros y la capilla ha experimentado cambios numerosos. Iglesias más grandes tuvieron que ser construidas para acomodar a los peregrinos. La devoción a nuestra señora de Siluva crecía hasta que la Segunda Guerra Mundial acabó con la libertad en Lituania.

Desde entonces, el mundo ha visto muchos cambios y sufrimos una pérdida de fe y moral. Hoy, Nuestra Señora de Siluva es nuestra intercesora ante Dios todopoderoso. Ya en una ocasión ella devolvió la fe a Lituania. Roguemos para que por su intercesión la fe sea restaurada.

"Movidos por tus lágrimas, que nosotros como nuestros antepasados, revivamos el espíritu de adoración de tu hijo, fortalezcamos la débil estructura del santuario familiar. Busca de nuevo a tus hijos dispersos y perdona los pecados de nuestra nación.

“Nuestra Señora de Siluva, intercede por tus hijos perdidos... devuélvelos a Jesús”

Fuente: http://www.corazones.org