Misioneros Oblatos o.cc.ss
Lunes, enero 23, 2017

NUESTRA SEÑORA DE KEVELAER 1 DE JUNIO

NUESTRA SEÑORA DE KEVELAER 1 DE JUNIO PATRONA DE RENANIA (ALEMANIA)

NUESTRA SEÑORA DE KEVELAER

Un vendedor viajero Hendrik Busman, alrededor de la Navidad en 1641, hace más de 300 años y durante la guerra de los 30 años, en su viaje de Weeze a Geldern paró en una cruz en Kevelaer y, como era su costumbre, rezó allí por algunos minutos. Hoy la capilla de la Gracia está en ese punto.

De repente él oyó una voz misteriosa que vino de la dirección de la cruz: “Constrúyeme una capilla en este lugar”. Él al principio le dio poco crédito a lo que oyó, (Hendrik era un sobrio y sensible alemán), pero oyó esta voz misteriosa en tres distintos días.

Con el permiso y la ayuda del sacerdote de la parroquia local de entonces de Kevelaer, Juan Schink, él comenzó puntualmente la construcción del edificio de la capilla.

Poco después de la Pascua de 1642, la esposa de Hendriks, Mechel Schouse, tuvo una visión de noche. Ella vio una luz blanca pura y una capilla con un cuadro de Nuestra Señora de Luxemburgo.

La historia de la visión en esa noche es apoyada por un vigilante nocturno que, durante sus rondas nocturnas, había visto una luz extraña en el hogar de los Busmans. Además, una impresión del cuadro de cobre de Nuestra Señora de Luxemburgo le había sido ofrecida recientemente para la venta por dos soldados de Hessische. Ella no lo compró porque pensó que era demasiado costoso. Ésta fue para Hendrik la confirmación de su designio divino.

Él envió entonces a su esposa para obtener este retrato impreso en cobre, y con mucha dificultad tuvo éxito. Era el retrato de Nuestra Señora de Luxemburgo que había sido expuesto durante la epidemia de peste de 1623, como la “Consoladora de los Afligidos”. Ahora esto aseguraba a Hendrik que la Capilla iba a ser construida.

El domingo 1 de junio de 1642 la capilla fue acabada. El padre Juan Schink colocó el retrato, también conocido como la estatua de Gracia en la Capilla. El retrato es una impresión de cobre simple que mide 7.5 cm x 11 cm. El texto en el cuadro dice, “Una representación fiel de la Madre de Jesús, Consoladora de los Afligidos, reconocida por sus milagros y bendecida por mucha gente”. Cantidad de gente curiosa vino en ese día. La historia de estos acontecimientos maravillosos corrió como un “fuego salvaje” en el distrito. Kevelaer se convirtió en un lugar de peregrinaje.

El 8 de septiembre, el día de la fiesta de nacimiento de Nuestra Señora, Reinier y Margaretha van Volbroek (que vivía en Hassum cerca de Kleef) viajaron con su hijo enfermo Peter, en un peregrinaje a Kevelaer. Peter estaba paralizado desde hacía cinco años y no podía caminar ni pararse. Habían hecho de todo para curar la enfermedad de Peter. Finalmente, como último recurso, buscan refugio en Nuestra Señora de Kevelaer. Apenas dos días después de su visita, Peter puede caminar otra vez sin ningún problema. Esta historia maravillosa aumenta el interés por Kevelaer. La primera procesión ocurre en 1643, cuando un grupo grande de peregrinos viaja a pie desde Rees, cerca de Emmerich, a Kevelaer, orando y cantando todo el camino.

En 1643 también se escuchó hablar de un milagro de Over-Betuwe. La historia es revelada al Lord Major de Huissen y sus concejales por la Secretaria de Huissen, Lucas Verhoevens, que relata la historia como sigue: Eerutgen Dircks, una señora soltera que vivía en Huissen, había sufrido por años con las heridas abiertas de sus piernas. Ella había visitado previamente a la Srta.Walraven Mom. Se conocía a esta señorita por tratar tales dolencias con buenos resultados, pero resultó inútil. Las historias de los milagros en Kevelaer la persuadieron de ir allí. Después de apenas dos visitas sus piernas curaron milagrosamente sin ninguna medicación. Esto fue observado especialmente por varios testigos.

EL PEREGRINAJE Y LA BASÍLICA

Ya en 1643, se construyó una iglesia para peregrinaje, conocida hoy como la Capilla de las Velas. Aquí se pueden ver velas grandes ofrecidas en acción de gracias por diversos grupos de peregrinos. Y los muchos ex votos atestiguan la larga tradición de peregrinajes.

En 1654 la capilla simple construida por Hendrik Busman, fue substituida por la capilla de forma hexagonal de hoy, conocida como la Capilla de Gracia. En el lado norte se puede encontrar una abertura donde está la estatua que es visible desde la calle durante el tiempo del peregrinaje.

Después que el Congreso de Viena, con el restablecimiento de la paz en Europa, la afluencia de peregrinos se hace grandiosa y siempre creciente, por lo cual se hace indispensable la construcción de una nueva Iglesia. La Basílica de Nuestra Señora fue construida entre 1858 y 1864.

La iglesia de Kevelaer fue elevada a la categoría de basílica papal en 1923. La Basílica es donde la gran peregrinación se celebra.

Aquí es donde el pueblo de Dios se reúne en oración con María, al igual que en los Hechos de los Apóstoles. La imagen de “La Asunción de la Santísima Virgen en el cielo” es un recordatorio de la meta de la peregrinación terrena. La pintura es la obra de Friedrich Stummel.

Se basa en la idea de la “biblia pauporum”: El peregrino que pasa tiempo en la Basílica en busca de la paz interior miradas en las pinturas y puede meditar sobre un acontecimiento en la vida de Cristo, la historia de la iglesia, la vida cristiana en los sacramentos, la Escritura o la Liturgia. Los innumerables adornos nunca se repiten. Al igual que su mensaje, su patrón es siempre nuevo. El esquema de color es claramente inspirado en la Santa Capilla en París.

La Nave y los cruceros sur y oeste se completaron en 1864 según los planos de Vincenz Statz, mientras que la torre, que tiene más de 90 metros de altura, se terminó 20 años después.

En el interior de la basílica, se encuentran las grandes masas de peregrinos. Aquí el pueblo de Dios se encuentra a sí mismo con la experiencia unificada en la oración con María, que está recogida en los Hechos de los Apóstoles.

El diseño neogótico de la iglesia de peregrinación alcanzó su punto por la contribución de Friedrich Stummel. A finales del siglo XIX él y sus estudiantes se hicieron cargo de la responsabilidad de la pintura del edificio y el diseño de las ventanas, que duró hasta bien entrado el siglo XX.

El presbiterio, enfrente de la capilla de Gracia fue construido en 1647. En 1889 fueron hechas las Estaciones de la Cruz en el borde de la ciudad. En 1934 fue hecha una renovación a gran escala. En el llamado Parque de María, se construyó un memorial a la guerra.

Durante la segunda guerra mundial, aunque el santuario estuvo situado en zona de operaciones, se salvó por la plegaria a la Virgen de los habitantes del lugar y por el coraje de un oficial alemán que no obedeció las órdenes de “volar” la Basílica y las Capillas de la Gracia y de la Luz.

Después de la guerra el peregrinaje se multiplicó y en el 1948 se hizo el Congreso de Pax-Christi, con el recuerdo en que fue construida la Capilla Pax-Christi.

Una lámpara, situada a la izquierda del altar, contiene un plato llevado por tres palomas y contiene la Luz de la Paz que fue traída a Kevelaer desde Lourdes, vía Altötting en 1949. Las tres palomas retratan los tres lugares de gran gracia: Lourdes, Altötting y Kevelaer. Una serpiente mira maliciosamente la lámpara. Esta representación nos advierte de rezar continuamente por la Paz a Nuestra Señora que pisó la cabeza de la serpiente.

Hoy, como en el pasado, este santuario de la “Consoladora de los Afligidos” en Kevelaer, es el destino para muchos peregrinos. Vienen de lejos y de cerca; del hogar y desde el exterior. Buscan la consolación para sus dolores y necesidades diarios en el viaje de su largo peregrinar en la vida terrenal. Ellos serán confortados por Nuestra Madre, que nos fue dada por el Señor mismo.

Fuente: http://www.champagnat.org

ADVOCACIONES MARIANAS