Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 25, 2017

NUESTRA SEÑORA DE CIVITAVECCHIA

NUESTRA SEÑORA DE CIVITAVECCHIA
La Virgen de la Paz llora sangre
en manos del obispo
1995

NUESTRA SEÑORA DE CIVITAVECCHIA

En la diócesis más pequeña de Italia (Civitavecchia), y la parroquia más pequeña (San Agustín) de la diócesis, a una pequeña familia, al miembro más pequeño de la familia, la Virgen visita.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

El Padre Pablo, párroco nativo de España, le trajo a la familia una estatua de la Virgen de la Paz de Medjugorje. Es una pequeña estatua muy corriente, de esas que se venden a miles en las tiendecitas de Medjugorje. La familia la puso en el jardín.

El 2 de febrero, de 1995, cuando la familia se preparaba para ir a Misa, la niña más chica tardaba. De repente viene muy emocionada diciendo que la Virgen lloraba... sangre.  Los padres no lo creían y no podían comprender.  Pero al investigar vieron la sangre que corría por las mejillas de la estatua.

Enseguida la llevaron al párroco quién se quedó desconcertado. Conocía bien que la familia es digna de credibilidad pero los acontecimientos requerían mucha prudencia y objetividad. Podía ser la obra de un bromista que se aprovechaba de ésta buena familia.

La estatua fue sometida a varios estudios de laboratorio y no encontraron la razón de las lágrimas. Pudieron constatar que la sangre es de un ser humano. En algunas pruebas indica ser sangre de mujer, en otras de hombre. Todos los hombres de la familia fueron sometidos a prueba. La sangre no venía de ninguno de ellos.

Evento racionalmente inexplicable

La estatua es entregada al obispo, Monseñor Grillo, quién ya estaba preocupado porque la noticia del milagro se propagó por el mundo entero sin que ni el párroco, ni la familia le hiciesen propaganda.

Un día, hablando de lo que ocurría con su propia familia, el obispo sacó la estatua y con asombro vio que comenzaba a llorar sangre en ese momento, ante sus propios ojos...

En el segundo aniversario de la lagrimación Monseñor Grillo dijo: - "Es un evento racionalmente inexplicable. Es claro que ha sucedido algo de irracional entre mis manos. Me haré matar pero repetiré siempre lo que vi y lo que sucedió entre mis manos".

En la actualidad la estatua se encuentra en la iglesia parroquial de San Agustín, en Pantano, cerca de la ciudad de Civitavecchia. No muestra rastros de la sangre, quizás porque la Virgen no quiere convertirse en un espectáculo para curiosos.

La Virgen ha concedido muchas sanaciones milagrosas.

¿Por qué lloró la Virgen?  -Podemos pensar que la Virgen, siendo madre, llora por la condición de sus hijos en la tierra. Al ver cómo vamos a la deriva por el camino ancho.  La Madre ya no sabe qué hacer para advertirnos, para atraernos, aunque sea con sus lágrimas para que tomemos en serio la seriedad que es la vida y la obediencia al Señor.

Esto ocurrió 14 años después de la primera aparición de Medjugorje (de donde procede la estatua).  14 son las estaciones del Vía Crucis; 14 fueron las veces que esta estatua lloró. María, como corredentora, llora al pie de la cruz y manifiesta sus lágrimas a sus hijos.  Quién ama llora al ver la necesidad del amado.  Nadie, solo Dios, nos ama más que la Santísima Virgen María.

Historia de los eventos de la Virgen de Civitavecchia

Diócesis italiana reconoce milagro de imagen que lloró sangre hace 10 años

ROMA, 24 Ene. 05 (ACI).-El diario italiano Corriere della Sera informó en su edición de este domingo que ha tenido acceso a un dossier con numerosos documentos inéditos que confirma como un “verdadero milagro” el caso de la llamada “Madonnina de Civitavecchia”, una imagen de la Virgen María que lloró sangre en catorce ocasiones hace diez años.

El editorial –escrito por el prestigioso periodista católico Vittorio Messori– explica que el dossier, que será publicado en los próximos días, ratifica que “en ese rincón de la tierra se ha verificado un evento que no tiene explicación humana y que remite al misterio de lo sobrenatural”.

Messori resalta el testimonio del Obispo de Civitavecchia, Mons. Girólamo Grilli, “que pasó del más radical escepticismo a la aceptación del enigma” cuando en la mañana del 15 de marzo de 1995, mientras tenía en sus manos la estatua, de los ojos de ésta comenzó a salir sangre, que alcanzó hasta el cuello de la figura.

El dossier incluye también la documentación de todas las investigaciones realizadas, así como el informe del experto mariano Stefano De Fiores, quien afirma que “aquí está la mano de Dios”.

Catorce veces las que la Madonnina lloró

El caso de la Madonnina de Civitavecchia –una ciudad ubicada a 70 kilómetros al norte de Roma– saltó a la luz el 2 de febrero de 1995, cuando Jessica Gregori, una niña de cinco años, notó lágrimas de sangre en la cara de la imagen de 43 centímetros que les había traído de Medjugorje (Bosnia-Herzegovina) el párroco de la iglesia local de San Agustín, el Padre Pablo Martín.

El 10 de febrero de 1995 un análisis hecho por expertos del Policlínico Gemelli de Roma señaló que se trataba de sangre humana con caracteres masculinos. La estatua fue guardada en un armario del obispado y el 15 de marzo, cuando Mons. Grilli la sacó delante de otras tres personas, la estatua volvió a derramar sangre en sus manos. En total fueron catorce veces las que la Madonnina lloró.

La imagen de yeso fue confiscada por la magistratura durante varios meses en 1995 y a mediados de ese año, tras ser levantada la confiscación, fue colocada definitivamente en la iglesia de San Agustín.

Fuente: http://www.corazones.org

ADVOCACIONES MARIANAS