Viernes, diciembre 02, 2016

SAN MATEO

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO

San Mateo

 

 

El Evangelio según San Mateo es uno de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento.

 

Los evangelios son tradicionalmente impresos con Mateo primero porque Agustín de Hipona creía que era el más antiguo. Es seguido por Marcos, Lucas, y Juan, en dicho orden. Para su uso litúrgico en la Iglesia Católica se les presenta aparte en un libro llamado Evangeliario o desde el Vaticano II, leccionario.
De la vida de San Mateo, que antes se llamaba Leví, sabemos muy poco. Era publicano, es decir, recaudador de tributos, en Cafarnaúm, hasta que un día Jesús lo llamó al apostolado diciéndole simplemente: “Sígueme”; y Leví “levantándose le siguió”
(Mat. 9, 9).  fue escrito hacia el 80d.C. y está dirigido principalmente a los cristianos de origen judío.

 

Su vida apostólica se desarrolló primero en Palestina, al lado de los otros Apóstoles; más tarde predicó probablemente en Etiopía (África), donde a lo que parece también padeció el martirio. Su cuerpo se venera en la Catedral de Salerno (Italia); su fiesta se celebra el 21 de Septiembre.

San Mateo fue el primero en escribir la Buena Nueva en forma de libro, entre los años 40 y 50 de la era cristiana. Lo compuso en lengua aramea o siríaca, para los judíos de Palestina que usaban aquel idioma. Más tarde este Evangelio, cuyo texto arameo se ha perdido, fue traducido al griego.

Dado el carácter de los destinatarios, San Mateo cita con frecuencia textos del Antiguo Testamento y se apoya en ellos para mostrar que el designio de Dios anunciado por los Profetas alcanza su pleno cumplimiento en la persona y la obra de Jesús. Él es el "Hijo de David", el "Enviado" para salvar a su Pueblo, el "Hijo del hombre" que habrá de manifestarse como Juez universal, el "Rey de Israel" y el "Hijo de Dios" por excelencia. San Mateo también aplica a Jesús en forma explícita los oráculos de Isaías sobre el "Servidor sufriente", que carga sobre sí nuestras debilidades y dolencias. Y al darle el título de "Señor", reservado sólo a Dios en el Antiguo Testamento, afirma implícitamente su condición divina.

Este evangelista atribuye una especial importancia a las enseñanzas de Jesús y las agrupa en cinco discursos, que forman como la trama de su Evangelio y están encuadrados por otras tantas secciones narrativas. El tema central de estos discursos es el Reino de Dios. En ellos, Cristo aparece como "el nuevo Moisés", que lleva a su plenitud la Ley de la Antigua Alianza. También es el "Maestro", que enseña "como quien tiene autoridad" (7. 29) la "justicia" de ese Reino inaugurado y proclamado por él.

El Evangelio de San Mateo ha sido llamado con razón "el Evangelio de la Iglesia", por el papel preponderante que ocupa en él la vida y la organización de la comunidad congregada en nombre de Jesús. Esta comunidad es el nuevo Pueblo de Dios, el lugar donde el Señor resucitado manifiesta su presencia y la irradia a todos los hombres. Por eso ella está llamada a vivir en el amor fraterno y el servicio mutuo, como condiciones indispensables para hacer visible el verdadero rostro de Jesucristo.

EL EVANGELIO DE LA INFANCIA DE JESÚS

Ya en el Evangelio de la infancia, San Mateo nos anticipa quién es Jesús de Nazaret. Su "genealogía" se ha ido gestando a lo largo de toda la historia de Israel, que en él llega a su plenitud. Como "hijo de David", Él es el Mesías anunciado por los Profetas y esperado por el Pueblo judío. Como "hijo de Abraham", es fuente de bendición para todos los hombres. Pero Él es mucho más todavía: es "Dios con nosotros" (1. 23). María lo concibió en su seno por obra del Espíritu Santo, y José, al darle el nombre de "Jesús" (1. 25), asumió sobre él la función paterna y lo incorporó legalmente a su linaje davídico.

Todos los relatos de la infancia tienen un estilo literario propio del Antiguo Testamento, en el que abundan las apariciones, los sueños y las repetidas intervenciones del "Ángel del Señor". De esa manera, se quiere destacar la trascendencia de los acontecimientos narrados. Por eso, mucho más importante que el aspecto anecdótico es el sentido religioso de aquellos relatos. Así, por ejemplo, la adoración de los "magos", que representan a los pueblos paganos, significa que la Salvación no está reservada exclusivamente al Pueblo elegido, sino que es para todas las naciones. Asimismo, por su huida a Egipto y su vuelta a la Tierra prometida, Jesús aparece como otro Moisés, que se pone al frente de su Pueblo y lo conduce al Reino de Dios.

GENEALOGIA
 

El primer capítulo nos presenta la Genealogía de Jesucristo, que desciende directamente de Abraham, Judá y David, hasta San José, su padre adoptivo. En Lucas 3 nos dirá que la misma descendencia llega hasta la Virgen María, su Madre. Así es que desciende de Abraham, Judá y David por parte de padre y madre.
El nacimiento de un Rey es algo importante: Nació de una Virgen, como había profetizado Isaías. 7:14. ¡Jesús es el único hombre, en la historia de la humanidad, que tuvo la oportunidad de "hacer" a su propia Madre!… y el Padre real fue el Espíritu Santo…¡tal esposa para tal esposo… y tal hijo para tales padres!.
Nació exactamente en Belén, como había profetizado Miqueas. 5:2, y es el único Evangelio que nos dice que vinieron reyes magos y lo adoraron (¡sólo se adora a Dios!), tal como se había profetizado en Sal. 72:10-11 y Is. 60:6, que vendrían reyes de 3 países, Tarsis, Seba y Arabia… ¡Y vivió en Nazaret!… como había profetizado Is. 11:1. Y en el capítulo 3, nos cuenta que fue precedido por la predicaión de Juan Bautista, exactamente como lo había predicho Mal. 3:1
Jesús es el único fundador de religión que ha sido profetizado, ¡por 300 profecías, durante más de 2,000 años!,… ¡Y todas se cumplieron a la letra en Jesucristo.
 

Sus enseñanzas se consignan en cinco grandes discursos:

1-Sermón de la Montaña: Caps. 5,7.
Es la Constitución del Cristianismo"; seguido de 10 milagros en 8y 9.
2-Instrucciones a los 12 Discípulos, envíados en misión evangelizadora: Cap.10
3-Las 7 Parábolas sobre Reino de los cielos: Cap. 13.
4-Enseñanzas sobre lo que significa el discipulado cristiano: Cap. 18 y 
5-enseñanzas sobre el fin de la edad presente y la venida del reino de Dios: Caps. 24 y 25.